Noticias Destacadas SPV Sevilla


13 de noviembre de 2018

Los delitos vuelven a aumentar en 2018 según datos del Ministerio del Interior

En España se han producido 1.025.000 delitos en lo que va de año, superando así la marca de 2015 y rompiendo la racha de positiva que había desde 2012

La criminalidad en el conjunto de España ha crecido un 2,68% en lo que va de 2018 respecto al mismo periodo del año anterior, con una cifra total de 1.025.713 infracciones penales, según datos del Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior.

Aproximadamente, las aseguradoras atienden 800 percances cada hora en los hogares de toda España. La mayoría de estas llamadas son a causa de problemas relacionados con el agua o con daños eléctricos, pero también se registran un gran número de robos o hurtos. Los robos son más comunes en verano, en especial en el mes de agosto, siendo el primer día de este mes la fecha con más robos del año en España, algo lógico si se tiene en cuenta las fechas vacacionales del país. Ante esta situación, cada vez más comunidades de vecinos optan por la contratación de un vigilante de seguridad para evitar incidentes de este tipo, ya que el coste, al repartirse entre varios vecinos de un mismo bloque resulta asumible.

Para evitar en muchas ocasiones algunos de estos robos, la Guardia Civil ha puesto a disposición de todos algunas recomendaciones sobre la prevención de robos en domicilios. Estas son algunas de las sugerencias ofrecidas para tomar en el día a día de una vivienda: cerrar la puerta usando siempre la llave, instalar en la vivienda una puerta blindada, valorar la posibilidad de instalar dispositivos electrónicos de alarmas, fotografiar las joyas y los objetos valiosos y es conveniente contratar un seguro, especialmente en caso de tener objetos de valor.

VALENCIA: Vigilante de seguridad halla una mano en una plataforma de vía en la Estación del Norte

Un vigilante de seguridad halló la pasada semana una mano en una plataforma de vía de la Estación del Norte de València, hallazgo del que dio traslado a la Policía Nacional, que está investigando la procedencia del resto humano.

Un vigilante de seguridad halló la pasada semana una mano en una plataforma de vía de la Estación del Norte de València, hallazgo del que dio traslado a la Policía Nacional, que está investigando la procedencia del resto humano. El trabajador localizó la mano sobre las 12.00 horas del viernes 9 de noviembre, según han confirmado este martes fuentes de la Jefatura Superior de Policía. El vigilante explicó que llevaba días viéndola en la plataforma, una semana concretamente, aunque pensaba que se trataba de un guante.

Al acercarse a recogerlo, comprobó que realmente era una mano humana, por lo que alertó a la Policía, que se ha hecho cargo de las investigaciones para intentar determinar a quién pertenece y su procedencia. La Policía descarta inicialmente que se trate de un homicidio y apunta a que pudiera haberse tratado de un arrollamiento, en el que este miembro se hubiera quedado enganchado a una parte del tren y posteriormente quedar desprendido en la plataforma de la estación.

MADRID: Sindicato de maquinistas de Metro denuncia que ahora hay la mitad de vigilantes que antes de la crisis


La fragilidad del maquinista de Metro Madrid: menos vigilantes e inseguridad en la cabina

Los últimos sucesos provocados por grafiteros en el suburbano madrileño ponen de manifiesto los recortes realizados durante la última década.

Metro de Madrid tenía más vigilantes de seguridad hace diez años que ahora. “Hay la mitad de vigilantes que antes de la crisis”,lamentan desde el sindicato de maquinistas del suburbano madrileño, que en las últimas semanas ha sufrido varios incidentes provocados por grafiteros. Uno de ellos supuso incluso “el secuestro” de un tren. En la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, varios grafiteros amenazaron a un maquinista de la línea 12 para que detuviera el tren en una estación no operativa entre las estaciones de Parque de los Estados y Arroyo Culebro con el objetivo de pintar el tren. “Tiraron de la manilla de freno para detener el tren. El maquinista tuvo que salir de la cabina para reponer la manilla y reanudar la marcha. En ese momento fue cuando varios grafiteros le rodearon y le exigieron entre amenazas que dirigiera el tren hacia esa estación no operativa”, informan a EL BOLETÍN fuentes del sindicato de maquinistas.

Esta situación ha sido la más grave de un cúmulo de ellas (grafiteros en Las Rosas, en Las Tablas, en Aluche y en las líneas 6 y 9) que han puesto en evidencia la falta de seguridad que hay en varias estaciones del Metro de Madrid. “Lo de los grafiteros lleva pasando años. Lo que no había pasado nunca en Metro de Madrid, sin embargo, es el secuestro de un tren”, alertan desde el sindicato. La organización de maquinistas muestra su preocupación al ser una figura vulnerable en la red del suburbano. “Es fácil entrar en una cabina”, alertan, y piden a las autoridades que les hagan “agentes de la autoridad” y cambien la cerradura de las cabinas por una "mucho más segura", A su juicio, el brote de sucesos acaecidos en los últimos días es síntoma de los recortes en la plantilla de vigilantes de seguridad.

El diputado autonómico de Podemos, Alberto Oliver, ya denunció hace años en Madridiario la reducción de costes en seguridad de Metro de Madrid, “pasando de más de 102 millones de euros destinados en 2010 (según los cálculos realizados a partir de los datos disponibles en las memorias), a algo más de 47 millones de euros en 2015”. Otras fuentes apuntan a una presencia actual de cerca de 1.400 vigilantes de seguridad. 600 menos que hace diez años.

CÁDIZ: Vigilante destinado en centro de salud en Algeciras inteviene ante las amenazas de un padre a un pediatra

Un padre amenaza e insulta a un pediatra en un centro de salud de Algeciras

El Sindicato Provincial de Sanidad de CCOO de Cádiz denuncia la agresión en el juzgado y exige vigilantes de seguridad en los centros sanitarios

CCOO ha relatado como la actividad asistencial de este profesional sanitario del centro de Salud Norte de Algeciras se vio interrumpida en su consulta del Pediatra de manera brusca por el padre de un paciente que había sido atendido hacia unos momentos, este profirió amenazas e insultos al médico que debido a la situación tuvo que salir de su consulta en busca de ayuda del vigilante de seguridad del centro, el cual, tuvo que intervenir para parar la situación de agresividad que se estaba produciendo sobre el Pediatra.

“Una vez más se repite una agresión a un trabajador de un centro sanitario, desde esta organización sindical exigimos al SAS que cumpla con todo lo establecido en el protocolo de actuación ante las agresiones a los trabajadores que se produzcan, en esta ocasión además se ha puesto la correspondiente denuncia en el juzgado pertinente” afirmaba el portavoz del sindicato de sanidad de CCOO, José Luis Maiztegui.

De igual manera el sindicalista ha sostenido que “estando a la espera de que se celebre el juicio correspondiente, evidentemente el SAS tiene que dar el correspondiente respaldo jurídico al trabajador con sus abogados, así como reclamamos que se investigue como se ha producido esta agresión para poner todas las medidas de seguridad necesarias para que no se vuelva a producir, y que no ha tenido mayores consecuencias debido a la actitud de control de la situación del trabajador así como por la intervención del guarda de seguridad que estaba en esos momentos en el centro”.

CCOO ha exigido nuevamente a los responsables del Área Sanitaria del Campo de Gibraltar, que en todos los centros tengan sus correspondientes medidas de seguridad, y en especial vigilantes de seguridad durante todo el tiempo de apertura de los mismos, extremo este que actualmente no se cumple en varios centros. Desde esta organización sindical, han mostrado su incondicional apoyo al trabajador que ha sufrido la agresión, persona de reconocido prestigio profesional en toda el Área Sanitaria del Campo de Gibraltar.

MÁLAGA: Detenido un ´soñarrero´ por robar en hoteles de Marbella mientras los huéspedes dormían

Resultado de imagen de LETRERO HOTELEl arrestado de 56 años y procedente de Albania usó más de una docena de identidades y realizaba constantes cambios de domicilio

La investigación conjunta por parte de la Policía Nacional y de la Local ha llevado a la detención de un hombre de 56 años de edad y natural de Albania por su presunta implicación en dos robos con fuerza en las habitaciones de dos hoteles de Marbella, mientras los huéspedes dormían.

La investigación ha permitido constatar cómo el arrestado accedió a las habitaciones mientras que las víctimas dormían con el objetivo de robarles -en el argot policial esta modalidad delictiva se conoce con la denominación de 'soñarerros'- y así lessustrajo efectos de valor, principalmente joyas y dinero en efectivo. Se da la circunstancia de que el último de los robos, el investigado, tras hacerse con el botín de más de 6.000 euros en dinero en efectivo y joyas, los metió en un bolso -que también sustrajo a la víctima- y salio del hotel como si fuera un cliente más llegando a estrechar la mano al vigilante de seguridad en forma de saludo.

Los investigadores tuvieron conocimiento de los hechos el pasado día 23 de octubre, cuando unos ciudadanos denunciaron que habían sufrido un robo mientras se alojaban en un hotel de la localidad.Los hechos se habían producido durante la noche, mientras dormían y no se habían percatado de nada hasta el día siguiente. Al robo anterior le siguió un segundo denunciado por unos turistas que dormían en una habitación de otro hotel de la zona. Cuando se despertaron comprobaron que su habitación estaba desvalijada y que le habían sustraído, entre otros efectos, unos 6.000 euros en metálico.

Los agentes constataron que el investigado -con más de más de una docena de identidades diferentes y una veintena de detenciones- constantemente cambiaba de domicilio y alojamiento a lo largo de toda la geografía española. El operativo se llevó a cabo con un registro domiciliario en el que se incautaron, entre otros efectos, numerosa documentación para su estudio y análisis. Igualmente los efectivos policiales comprobaron que al arrestado le constaba una prohibición de entrada en España, una reclamación judicial así como una orden de ingreso en prisión dictada por un juzgado de Mallorca.

Modus operandi Bajo la apariencia de cliente, pasando normalmente desapercibido, entraba al hotel, a continuación se dirigía a las habitaciones a las que accedía mediante la técnica del resbalón mientras que sus huéspedes dormían ajenos a todo, y una vez dentro se hacía con el dinero y objetos de valor que hallaba. El detenido ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial competente, que ha decretado su ingreso en prisión.

12 de noviembre de 2018

Formación antiterrorista a los vigilantes tras el 'gazapo' de Sants

Unos 300 profesionales de la seguridad reciben 'pautas básicas de actuación' ante amenazas yihadistas después de que una pasajera colara una falsa granada en el AVE


Los vigilantes de seguridad de Cataluña recibieron la pasada semana formación contra el terrorismo tras el gazapo de la Estación de Sants de Barcelona, en la que una pasajera consiguió pasar una falsa granada, que resultó ser una hebilla de un cinturón, y embarcar en el AVE. La casualidad hizo que los profesionales del sector recibieran pautas básicas de actuación ante el yihadismo un día después de la criticada actuación en elhub ferroviario.

Según han informado fuentes de la industria a este medio, centenares de vigilantes acudieron al complejo central Egara de los Mossos d'Esquadra de Terrassa (Barcelona) para ser instruidos en antiterrorismo. Estaban convocadas las principales empresas de seguridad que operan en la región, en una sesión a la que acudieron vigilantes de a pie y jefes de servicio en dos turnos. La formación consistió en tres charlas sobre la amenaza yihadista en Cataluña, los indicadores de actividad de este tipo de terrorismo y las citadas pautas básicas de actuación en escenarios de alerta.

El transporte, también Fuentes cercanas a la sesión han indicado que acudieron a la misma vigilantes de seguridad de infraestructuras estratégicas como la propia Estación de Sants, foco de una alerta antiterrorista el miércoles de la pasada semana por una presunta granada en el equipaje de una pasajera que resultó ser una hebilla de un cinturón en forma de este explosivo. Asimismo, los Mossos formaron a vigilantes de otras instalaciones clave y a profesionales que patrullan grandes concentraciones de personas, según las mismas voces.

'Era una formación largamente demandada por el sector. Rechazamos que se criminalice a toda la industria por un incidente puntual en los controles del AVE de la Estación de Sants. Un suceso que, además, está bajo investigación", han agregado las mismas voces. Las declaraciones llegan después de que trascendiera que los vigilantes de seguridad del hubferroviario barcelonés dejaron pasar sin querer la maleta de una pasajera con la citada hebilla.

Atocha, desalojada El presunto despiste, que deberán aclarar las pesquisas de los Mossos d'Esquadra y Adif, gestor de infraestructuras ferroviarias, tuvo un impacto de calado. Obligó a la policía autonómica a parar dos convoyes del AVE en Sants y a desalojar los andenes mientras registraban a todos los pasajeros presentes. No obstante, la viajera que transportaba el cinturón que causó la alerta ya había embarcado en un tren de alta velocidad anterior, por lo que el peinado de la policía catalana fue en balde.

Ello redundó en que los Mossos pasaran la alerta al Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco). Este organismo mixto activó a la Policía Nacional, que desalojó la Estación de Atocha de Madrid, hacia donde se dirigía la pasajera a bordo del AVE. Finalmente, el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) interceptó a la viajera y la registró, cerciorándose de que ésta llevaba solo un cinturón con la hebilla sospechosa que había sido detectada en los escáneres de Sants. La falsa alerta terrorista terminó en ese momento y Atocha pudo volver a la normalidad entre una notable conmoción de los usuarios.

La Comunidad de Madrid hará un "esfuerzo" con la seguridad privada de Metro

El presidente regional, Ángel Garrido, ha dicho hoy que la Comunidad hará un "esfuerzo" con la seguridad privada de Metro de Madrid para combatir los actos vandálicos de pintadas de grafitis, pero se ha mostrado convencido de que la Delegación del Gobierno "va a poner todas las medidas a su alcance".

En menos de una semana, del 31 de octubre al 4 de noviembre, Metro de Madrid ha contabilizado 1.322 metros cuadrados de trenes pintados con grafitis en ocho zonas de la red. Los actos vandálicos han continuado estos días con más acciones el pasado jueves por la tarde y este domingo por la mañana. En declaraciones a los medios tras recibir al deportista madrileño Jorge Martín, Campeón del Mundo de Motociclismo en Moto3, Garrido ha dicho que en la parte que corresponde a la seguridad privada de Metro de Madrid harán "un esfuerzo".

Con todo, ha señalado que son "delitos muy organizados" cometidos por personas "que se lo preparan y se llaman por las redes sociales", por lo que ha pedido a la Delegación del Gobierno "todas las medidas que están a su alcance para evitarlo". "Es complicado, tampoco podemos pedir milagros a nadie, pero todo se puede mejorar", ha sostenido. El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Uribes, mantendrá una reunión este miércoles con la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, donde ya ha avanzado que defenderá que las competencias en el ámbito de Metro son de la Comunidad.

La agresividad de los grafiteros de trenes dispara las alarmas

Esta actividad es ya el principal problema de seguridad para los operadores ferroviarios, que alertan del incremento de la violencia de estos grupos de jóvenes contra vigilantes y viajeros

El pasado domingo a las 3.48 horas de la madrugada un grupo de 34 grafiteros accionó el freno de emergencia de un tren de la línea 4 del metro de Barcelona para hacer pintadas en su exterior. Algunos de los viajeros que iban en el convoy mostraron su rechazo a esta acción, y los grafiteros respondieron arremetiendo contra ellos, con un saldo de tres pasajeros contusionados, entre ellos, una mujer embarazada que fue rociada con pintura de spray en la cara. Debido a este incidente, el servicio de metro de la L-4 se vio interrumpido durante algunos minutos y el tren resultó pintado con grafitis por los dos lados, por lo que se tuvo que ser retirado del servicio.

Ha sido el último incidente protagonizado por grafiteros. «Uno más», se lamenta Antonio Carmona, portavoz de Renfe en Catalunya. Tampoco es el primer caso de en que estos vándalos recurren a la violencia. En la madrugada del 24 de diciembre del año pasado dos vigilantes de seguridad de la estación de Reus fueron agredidos por jóvenes que pretendían dejar su firma en un tren. «Estábamos vigilando los convoyes cuando empezamos a oler a pintura. Nos acercamos a uno de los trenes, mi compañero por un lado y yo, por el otro. Empezamos a hacer ruido para ahuyentar a los grafiteros, pero se encararon con nosotros y nos empezaron a pegar», relataba entonces uno de los vigilantes. «Eran más de una docena de chavales, y nos empezaron a dar patadas por todo el cuerpo. Nos rociaron con spray y, al inhalar el aerosol, nos mareamos, lo que aprovecharon para huir. Mientras lo hacían nos tiraban los botes de pintura. Iban encapuchados y con el rostro cubierto», añadió el hombre. A su compañero «tuvieron que hacerle un TAC por los golpes que recibió en la cabeza».
 
Otro incidente, este menos grave pero que ejemplifica a la perfección el modus operandi que se ha impuesto entre los grafiteros en los últimos tiempos, ocurrió en Calafell. Cinco jóvenes detuvieron un tren en marcha accionando el freno de emergencia para pintarrajear el exterior de uno de los vagones. La acción duró apenas unos segundos, pero muchos viajeros que iban en el vagón de los infractores tuvieron que abandonarlo deprisa porque el spray hizo irrespirable el espacio. Además, el incidente originó un considerable retraso del tren.

Aumentan los ataques. Estos jóvenes que ven en los trenes lienzos donde estampar su firma protagonizan más de un ataque al día, si bien se concentran sobre todo en los fines de semana. «En Tarragona las zonas más conflictivas coinciden con aquellas en las que se estacionan los trenes, sobre todo Reus y Sant Vicenç de Calders, Móra la Nova, La Plana Picamoixons, Tarragona y Tortosa». Carmona advierte de que los grupos de grafiteros han crecido en número de integrantes, al tiempo que han incrementado la frecuencia con la que actúan y, «sobre todo, han aumentado los niveles de agresividad y violencia, con coacciones, amenazas y agresiones tanto al personal de la empresa y a los vigilantes como a los propios viajeros». 

Un vigilante que pide mantenerse en el anonimato confirma esta apreciación: «Las imágenes de las cámaras de seguridad los muestran encapuchados y en algunos casos con barras de hierro en la mano. Tampoco les tiembla el pulso si tienen que echar mano de las piedras que hay en las vías o descargar los extintores en los andenes contra nosotros o contra cualquier viajero que les recrimine su acción».

Una actividad que siempre es ilegal A diferencia de los murales realizados en la vía pública, a veces tratados como una variante de arte urbano, el grafiti ferroviario es siempre ilegal, pues para realizarlo se debe cometer una intrusión en zonas sensibles de la operación, acción que viola las leyes de seguridad ferroviaria y los reglamentos de viajeros. 

Un combate complicado Ante estos actos vandálicos, el protocolo interno de la empresa indica que el maquinista debe llamar al puesto central de mando, que a su vez se pone en contacto con los Mossos d’Esquadra. «Lo que pasa es que es muy complicado que los detengan. Las acciones se desarrollan de una forma muy rápida y muchas veces cuando llegan los agentes los autores ya han huido. Son jóvenes con mucha agilidad para saltar y correr y además actúan con las caras tapadas. Es muy difícil cogerles in fraganti e incluso dar con ellos después de la acción», asegura Carmona, que añade que «los grafiteros actúan a sus anchas a pesar del notable esfuerzo que hemos hecho por incrementar el personal de seguridad».

En este sentido, el portavoz de Renfe asegura que, «aunque la competencia de seguridad ciudadana no corresponde a la compañía, la empresa invierte en este apartado 10 millones de euros al año en Catalunya, en un departamento donde 550 personas trabajan por la seguridad de nuestros clientes y equipamientos». Pero a renglón seguido confiesa que «la solución no es contratar más seguridad privada ni poner un policía en cada coche; eso es inasumible. Como dijo el exconseller Joaquim Nadal, la seguridad infinita no existe, y si existiera no podríamos pagarla».

Por eso, él aboga por «endurecer las penas para que los ataques de las bandas de grafiteros reciban el tratamiento de delito». Actualmente son consideradas una falta de daños, de deslucimiento, sin más repercusiones penales.  En todo caso, el portavoz de Renfe en Catalunya es partidario de «incidir en la educación y concienciar a todos de que estos ataque a bienes públicos nos afectan a todos. No podemos ver como algo normal que un adolescente pinte un tren, o un banco, o la persiana de un comercio, o la puerta de un colegio...».

Daños millonarios Los daños que generan estos incívicos son cuantiosos, pues la limpieza de cada vagón cuesta entre 3.000 y 4.000 euros. Sólo en Catalunya –los datos no están segmentados por provincias– Renfe gastó el año pasado 4,5 millones de euros para limpiar más de 57.000 metros cuadrados de grafitis sobre los trenes de Cercanías. Y es que no sólo se trata de limpiar las pintadas, sino también del repintado de los trenes, así como los gastos derivados de los destrozos en puertas y vallas que producen para acceder a las instalaciones. Y es que, tal como advierte el último informe del Observatorio de Civismo en el Transporte Ferroviario, los grafiteros «muestran un elevado grado de planificación y organización: suelen realizar acciones preparatorias en las que roban planos, emisoras, uniformes o llaves, inutilizan sistemas de seguridad y destrozan puertas y rejas para tener más fácil la entrada a zonas protegidas como las cocheras».

Y, sin embargo, pese a la importancia de estas cifras, no sólo se trata de dinero: «Las consecuencias también hay que medirlas en términos de costes sociales por el tiempo perdido por las interrupciones de la circulación de los trenes, que han hecho que en los primeros seis meses de este año más de un millón de usuarios en Catalunya hayan sufrido retrasos por la acción de los grafiteros». Por su parte, el vigilante lamenta la impunidad con la que actúan. «Se creen con el derecho de pintar los convoyes porque saben que incluso si los atrapan no les harán nada. Y nosotros estamos indefensos, no sabemos qué hacer. Pintan los trenes, nos amenazan, nos pegan y no les pasa nada. Hasta que ocurra algo grave y luego nos lamentaremos todos», concluye con un gesto de tristeza no exento de preocupación.

MADRID: Roban 70.000 € en teléfonos móviles en el MediaMarkt de Majadahonda

La madrugada del sábado al domingo el establecimiento de MediaMarkt, ubicado en el polígono Industrial El Carralero, fue víctima de un robo en el que sustrajeron productos de telefonía móvil valorados en, según primeras estimaciones, 70.000€.


La banda de delincuentes utilizó el método del alunizaje para perpetrar los hechos valiéndose de un coche que, salido a toda velocidad de un camión con plataforma elevadora, empotraron contra el muelle de carga de la tienda rompiendo la persiana metálica por donde se pudieron entrar. Una vez en el interior los ladrones, encapuchados y armados con palos, fueron directamente a por los teléfonos más caros que habían sido descargados unas horas antes en la tienda. Una vez con los productos robados en su poder, los individuos huyeron a toda velocidad en dos vehículos de alta gama que, al igual que el coche empotrado y el camión, habían sido robados días antes.

La acción transcurrió en apenas unos minutos y el estruendo del impacto y el sonido de las alarmas alertaron al vigilante de seguridad. La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación y ya disponen de las grabaciones de las cámaras de seguridad tanto las del propio establecimiento como las de los establecimientos cercanos.

11 de noviembre de 2018

SANTIAGO: EL Ayto. potencia la formación en drones como herramienta profesional para jóvenes

«Esto es imparable, tiene un gran potencial» Una veintena de jóvenes se forman en el manejo de drones con el programa municipal Impulsa


Volar con los pies en la tierra. Es lo que están aprendiendo los alumnos del curso sobre manejo profesional de drones que se forman en el Cersia y que han conseguido una de las diecisiete plazas de la iniciativa formativa juvenil más demandada de las cuatro que el Concello tiene en marcha con el programa Impulsa, cofinanciado por el Fondo Social Europeo. Vinculados con el campo de la informática, los demás no llegaron a cubrir su aforo (17 plazas también). Pero el de los drones triplicó esa oferta.

Más allá de su posible atractivo recreativo, su potencial como herramienta profesional en los más diversos campos sustenta una demanda formativa alimentada igualmente en este caso por su acceso gratuito. Porque «los de drones suelen ser muy caros», dice una de las participantes en un curso que los habilitará -siempre que demuestren su competencia- para el pilotaje de drones, con especialización para el sector audiovisual. La conjunción perfecta para animar a Irina a abrirse nuevos «campos» formativos. Aunque filóloga, le llaman tanto los drones como el mundo del audiovisual. Cristian González llegó al Cersia, sin embargo, motivado por el complemento profesional que le ofrece el curso. Arquitecto técnico en paro -como los demás participantes, uno de los requisitos- destaca las posibilidades en fotogrametría que aporta una iniciativa en la que también se les enseña a sacar datos de los equipos e incluso a construir drones, para que adquieran nociones sobre su mantenimiento. En este caso es como una miniformación profesional integral, porque une la certificación de piloto con operativa de campo y conocimiento de los equipos, dice José Manuel Miranda, monitor del curso junto con Ángel del Real, quienes identifican la pujanza del sector y el potencial laboral con drones entre las motivaciones de estos jóvenes.

«Es una oportunidad interesante para abrirte puertas en un mercado laboral desconocido y emergente», apunta Irina, consciente, sin embargo, de que una implantación amplia requerirá su tiempo. «La herramienta es muy potente y el mercado todavía emergente», por lo que aún no es muy amplio, afirma Miranda, pero «esto es imparable, tiene un crecimiento exponencial» y con una perspectiva laboral «a medio y largo plazo muy importante». El sector del audiovisual es uno de los que más tiran ahora por esa demanda. Pero las posibilidades de los drones son evidentes no solo en el de la vigilancia y seguridad, sino en el de la energía, para el control de redes eléctricas; y en la topografía, la inspección industrial e incluso para el control de cultivos, entre otras muchas. Sus aplicaciones están en expansión en la empresa privada, pero en Galicia la Xunta está sacando licitaciones para hacer pruebas sobre el terreno en materia forestal, agraria y de control de incendios, señala Miranda.