Noticias Destacadas SPV Sevilla


18 de febrero de 2020

A CORUÑA: El día a día del control de accesos de un edificio administrativo

Por este arco pasan mil personas al día

Nuevos Ministerios es el edificio administrativo de la ciudad con más visitas diarias de ciudadanos. Además, cada mañana acceden a sus oficinas 800 empleados

Es uno de los mastodontes de hormigón y acero de la ciudad coruñesa. Y el edificio administrativo que más visitas recibe a diario. De los inmuebles oficiales, además, es el segundo, superado solo por el Chuac. En concreto, según confirmaron desde la Consellería de Vicepresidencia, por el arco de seguridad del edificio administrativo de Monelos (más conocido como Nuevos Ministerios) pasan una media de mil personas cada día. «En todo caso, últimamente hemos notado un descenso de afluencia debido a que cada vez hay más empresas y ciudadanos que realizan las gestiones de forma telemática, así que hay jornadas en las que no tenemos más de 700 visitas», comenta Gustavo Carro, jefe del equipo de seguridad, un servicio adjudicado a la empresa Sasegur. A esta cifra hay que sumar otras 800 entradas diarias correspondientes a los diferentes empleados. Y, además, las que llegan a los mostradores de la oficina de información y de Correos, pero que no quedan registradas numéricamente en la Xunta.

Cientos de anécdotas Este ir y venir de gente deja a diario una «montaña» de pegatinas identificativas de color azul en la salida del edificio, y también cientos de anécdotas. Como la del hombre que, un tanto mareado por la ingesta de alcohol, entró por la puerta principal y, tras apoyar el codo en el mostrador del puesto de seguridad, sin ningún rubor pidió a los vigilantes que le sirvieran una cerveza. «Estaba tan desorientado que pensaba que estaba en un bar. Así que con mucha educación lo remitimos a otros establecimientos que hay por la zona», recuerda Gustavo Carro. También se dio el caso de una mujer mayor que para pasar por el arco de seguridad puso en la bandeja todos los objetos metálicos que llevaba encima, incluida la dentadura postiza... 

Pequeñas navajas «Son muchas las anécdotas y es muy habitual que la gente vaya armada sin darse cuenta. Por ejemplo, es frecuente que las mujeres lleven en el bolso una pequeña navaja o un cuchillo, sobre todo las abuelas, para pelar la fruta de la merienda de sus nietos. En otra ocasión un hombre quería entrar con un machete de monte y también detectamos alguna que otra arma ilegal. Es verdad que hay momentos de tensión, pero son cosas puntuales. Este es un edificio muy tranquilo y el ambiente es agradable», dice.

El anecdotario es múltiple y así, aunque hace más de veinte años que la comisaría de policía se trasladó a Lonzas, todavía llega gente preguntando por estas dependencias para presentar una denuncia o renovar el DNI. Y otros preguntan por las oficinas del INE, que hace más de cuarenta años que ya no están en el edificio administrativo de Monelos. «También hay ciudadanos que confunden este inmueble con el de los nuevos juzgados. Sobre todo en época de elecciones, que vienen preguntando por la junta electoral o por el registro civil», comenta el personal de seguridad. Y a veces también tienen que desentrañar enigmas, como cuando entran preguntando por el servicio de «quemados» o «los permisos para arder», a los que ya remiten directamente al departamento de Medio Rural. 

El equipo de seguridad está formado por ocho personas, que se reparten en diferentes turnos las 24 horas del día, los 365 días del año. Porque, tal y como explican desde la delegación territorial de la Xunta, «este edificio está siempre abierto, aunque no para el público. Pero hay personal trabajando mañana, tarde y noche. Entre otros motivos, porque aquí está el servicio de seguimiento de incendios para toda la provincia», indican. «Por lo tanto, aquí hay siempre gente trabajando», dicen desde la Consellería de Medio Rural. 

El edificio de los Nuevos Ministerios se inauguró en el año 1977. Fue una obra faraónica, no tanto por el tiempo y el trabajo que costó hacerlo sino porque destacaba de forma espectacular en un entorno todavía sin transformar por las urbanizaciones. «Se creó para acoger las delegaciones ministeriales, pero estaba infrautilizado», recuerda Susana Roura. Y cuando se aprobaron los estatutos de autonomía, poco a poco se fue ocupando por las delegaciones de la Xunta. Añade Roura: «De todas formas, hasta hace siete años todavía estaban aquí algunas oficinas del Estado. Pero ya ves, después de cuarenta años los coruñeses siguen llamando al edificio Nuevos Ministerios».

La Consellería de Medio Rural ocupa tres plantas del edificio Susana Roura, jefa del servicio de Obras e Infraestruturas Administrativas, se conoce palmo a palmo el edificio administrativo de Monelos. Confirma que el complejo se distribuye en sótano (donde está el archivo), una planta baja más nueve alturas. Son cerca de 27.000 metros cuadrados construidos. «Es un edificio que fue muy bien pensado. Está viejillo, después de tanto tiempo, pero cumple muy bien su función y es muy fácil de recorrer», indica esta técnica. Explica que la primera y segunda planta están totalmente reformadas y que, poco a poco, se irán mejorando y modernizando las dependencias. El último en ponerse al día fue el registro general, en la planta baja, donde se han pasado de dos a cinco mostradores de atención al público, con un horario continuado de 9.00 a 19.00 horas. 

Susana Roura comenta también que prácticamente todas las consellerías de la Xunta tienen en este edificio sus servicios provinciales: Presidencia, Vicepresidencia, Medio Ambiente, Infraestruturas, Industria, Educación, Cultura e Turismo, Mar, y un servicio de valoraciones de Política Social. La más voluminosa en espacio ocupado es Medio Rural: «Es la más grande, tiene muchísimos empleados y están distribuidos en tres plantas. Después está Educación y, la más pequeña, Cultura e Turismo», confirma. El gasto energético es brutal, ya solo por el consumo eléctrico de los equipos informáticos. Aunque los paneles solares de la terraza y la entrada de luz natural (prácticamente todos los puestos de trabajo tienen ventana) mitiga las facturas.

«Cada mañana servimos 300 cafés» La actividad en la cafetería es una locura. «Aquí se sirven una media de 300 cafés cada mañana», explica María. «Y de muy buena calidad, variedad arábiga de tueste natural, por 0,80 euros, con su galletita o su magdalena», explica este torbellino de vitalidad. Ella es la que se encarga de cocinar las diez o doce tortillas que se van sirviendo como pinchos durante la jornada, desde las 7.30 a las 16.00 horas, aunque las horas punta son las 8.30 y entre las 10.30 y las 11.00, cuando los funcionarios bajan a hacer su descanso. «Sí, la mayor parte de los clientes son trabajadores del edificio, pero hay mucha gente de fuera que solo entra para tomarse nuestra tortilla», explica María. De hecho, esta es la especialidad de la cafetería y que de vez en cuando también degusta el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. «Sí, cuando viene suele pasar por aquí. La verdad es que me sorprendió mucho en una ocasión que, sin tomar nada, se acercó al bar para preguntar por el personal, por saber cómo estábamos», relata María. «Eso es que le gusta mi tortilla, me lo dijo», confiesa. Ella está en cocina y en barra, y con la ayuda de otra compañera sacan el servicio adelante. «Somos como una gran familia. Yo empecé aquí en el 2005, así que nos conocemos todos. Me encanta trabajar con los funcionarios. Es gente muy educada y agradecida. Y esta cafetería es diferente al resto de la hostelería porque se generan grupos muy familiares». La jornada vuelve a tener su repunte a partir de las 14.00 horas, cuando sirven los menús. «A 6,95 euros. Y hoy tenemos cocido».

MALLORCA: Un vigilante por turno: bajo mínimos la seguridad de la estación de autobuses en la Intermodal

Un solo vigilante por turno ha de garantizar la seguridad en el área de la Estación Intermodal de Palma destinada al servicio de autobuses.

El Govern, a través de la Conselleria de Mobilitat i Habitatge, que dirige Marc Pons, optó en su momento por modificar el contrato de la prestación de vigilancia con el objetivo de abaratar el coste. Sin embargo, la consecuencia directa de este abaratamiento ha sido la reducción de efectivos en esta zona concreta de la estación, y el incremento de la sensación de inseguridad en el recinto.

Robos, amenazas, asaltos, trapicheos con drogas, sexo en los urinarios públicos... Éste es el día a día de la estación intermodal de Palma, que se ha convertido en uno de los focos de delincuencia e inseguridad más controvertidos de la capital balear, según denuncian los vigilantes privados que llevan a cabo su actividad laboral en este peligroso destino profesional.

A pesar de este panorama, el Govern, y en concreto la Conselleria de Mobilitat i Habitatge, que dirige el conseller socialista Marc Pons, ha reducido el número de efectivos de vigilancia destinados al área de la Intermodal que acoge la estación de autobuses. Así ha ocurrido desde el cambio de contratación impulsado en el servicio, que se ha aplicado exclusivamente a estas instalaciones, y no, en cambio, a las ferroviarias, ya que, de hecho, las empresas adjudicatarias son diferentes.

En efecto, el recinto de la Intermodal acoge dos grandes áreas de transporte colectivo: por una parte, la estación de trenes, gestionada por la empresa pública Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM); y, por otro lado, la terminal de transporte terrestre, dependiente del Consorci de Transports Públics (TIB). En ambos casos, la dirección política de los servicios está en manos de la Conselleria de Mobilitat i Habitatge, y, en línea descendente, de la dirección general de Mobilitat i Transport Públic, encabezada por Jaume Mateu. Por debajo de Mateu, se sitúan jerárquicamente los gerentes de SFM, Mateu Capellà, y TIB, Marteen van Bemmelen. Ambos ocuparon estos mismos cargos en la anterior legislatura 2015-2019.

Sin embargo, pese a la pertenencia a un mismo organigrama institucional y directivo, las gerencias de ambas ofertas de transporte público (trenes y autobuses) mantienen adjudicada la actividad de vigilancia privada a dos empresas diferentes. El problema reside, según los vigilantes privados consultados por mallorcadiario.com, en el hecho de que mientras en el área de trenes el número de efectivos destinados por cada turno de trabajo a garantizar la seguridad en el recinto oscila entre cuatro y cinco, en las instalaciones dependientes del Consorci de Transports los usuarios de los autobuses apenas cuentan con la protección de un vigilante por cada tramo horario.

MENOS DINERO PARA LA VIGILANCIA Los motivos por los que la Conselleria de Mobilitat i Habitatge decidió modificar la adjudicación del servicio de vigilancia tienen que ver, según estos profesionales, con la menor cuantía económica del contrato. Según afirman, al Govern "no parece importarle facilitar una prestación de baja calidad, y prácticamente en precario, si de esta manera puede ahorrarse un dinero". Para este colectivo, "es inaceptable la pretensión de cubrir todo un turno de trabajo de ocho horas con un único vigilante. Ni el profesional puede efectuar su tarea en unas condiciones mínimas de efectividad, ni el usuario de los autobuses se halla suficientemente protegido".

La situación también afecta, indirectamente, a los vigilantes destinados a la estación de trenes de la Intermodal de Palma. Dado que el número de efectivos destinados por el Govern a la estación de buses es claramente insuficiente, estos profesionales explican que sus compañeros "no tienen más remedio que venir a pedirnos apoyo cuando las cosas se ponen feas. Y nosotros se lo proporcionamos, desde luego, porque ante todo hemos de ser solidarios y protegernos los unos a los otros". No obstante, consideran que "las cosas no deberían ser así. El espacio reservado a los autobuses ha de disponer de los mismos recursos de vigilancia que el recinto ferroviario, porque los problemas de delincuencia e inseguridad afectan tanto a uno como a otro espacio".

El último ejemplo tuvo lugar hace pocos días. Los vigilantes de la estación ferroviaria tuvieron que auxiliar a una joven pasajera del autobús que cubre la línea entre Andratx y Palma que acababa de llegar a la Intermodal. Durante el trayecto, la chica se sintió atemorizada por otro usuario con el que había compartido itinerario. "Episodios como estos son muy habituales - afirman estos profesionales- Nos vemos obligados a actuar en sucesos que no ocurren en la zona que tenemos asignada".

PROTECCIÓN Y MEJORES CONDICIONES PARA LOS VIGILANTES Este incidente forma parte de la rutina diaria de este grupo de profesionales. Recientemente, una representación del colectivo se entrevistó con el entonces todavía delegado del Gobierno en las islas, Ramon Morey, para solicitarle medidas que les permitan realizar su trabajo en mejores condiciones.

De hecho, los vigilantes de seguridad privada constituyen uno de los sectores laborales más afectados por las agresiones y los ataques por parte de pasajeros que pretenden utilizar el servicio de transporte público sin abonar el correspondiente billete; indigentes que, además de pedir dinero a los usuarios que acuden a la Intermodal, les incomodan y les coaccionan, llegando a cometer, en ocasiones, pequeños hurtos; bandas callejeras que han convertido la estación en el centro neurálgico de sus actividades y constituyen una permanente amenaza para el orden y la convivencia del recinto; operaciones de venta y compra de drogas, y el sexo en los lavabos públicos, práctica expresamente prohibida por la normativa vigente y a la que los vigilantes deben permanecer también atentos.

MEDIO AÑO DE PRISIÓN POR AGREDIR A UN PROFESIONAL DE SEGURIDAD PRIVADA Para hacer frente a su difícil labor de garantizar la seguridad en uno de los puntos más concurridos de Palma, estos profesionales cuentan con pocos medios, y, además, no se hallan protegidos por un estatus que facilite la aplicación de medidas penalizadoras más contundentes contra quienes les agreden. Este fue uno de los requerimientos expuestos al delegado del Gobierno: la equiparación de las acciones coercitivas que se aplican en el caso de otros colectivos, como los médicos y los maestros. La diferencia resulta elocuente: al agresor de un vigilante privado puede caerle encima una pena de medio año de cárcel; al de un docente, unos cinco años.

A esta situación de desventaja cabe añadir las precarias condiciones económicas de estos trabajadores, cuyas retribuciones, en ocasiones, no llegan a los 1.200 euros mensuales, pagas extras incluidas. Para los vigilantes consultados por mallorcadiario.com "no se trata solo de exigir un mejor salario, sino también de reclamar que las empresas del sector demuestren con hechos que están dispuestas a apostar por el personal de seguridad que tienen contratado, dotándole de recursos y materiales más eficientes a la hora de garantizar su protección". Así se lo plantearon, de hecho, al ya exdelegado del Gobierno, con la expectativa de que la Administración presione a las empresas para materializar todas estas demandas.

17 de febrero de 2020

SANTIAGO: Juzgan al que fuera coordinador de seguridad del aeropuerto por denuncias de "acoso" de subordinados

El que fuera coordinador de seguridad del aeropuerto de Santiago de Compostela ha sido llevado a juicio, cuya primera vista se ha celebrado este lunes, tras las denuncias de "acoso" por parte de trabajadores que estaban bajo sus órdenes.

Están previstas tres sesiones de vista oral, después de que este lunes, según las fuentes presenciales consultadas por Europa Press, hubiesen declarado el acusado --que solo contestó a su abogado y rechazó responder a la acusación y fiscalía-- y varios testigos. La sala está reservada también para el miércoles y para el viernes, en que se leerán las conclusiones finales.

Así, compañeros y representantes de CIG-Servizos de Compostela se han concentrado en la mañana de este lunes ante los juzgados de Fontiñas, coincidiendo con la primera de las vistas del juicio por el "acoso continuado" que padecieron trabajadores y también el delegado de la CIG Xosé Luís Castro, tras denunciar "la actitud machista y el trato denigrante" al que estaban sometidas. Con este motivo, el miembro de la ejecutiva de la federación de Servizos de CIG Roberto Alonso ha dicho que las trabajadoras "tenían que informar al jefe de sus menstruaciones para que pudieran tener un relevo en el puesto de seguridad y poder ir al baño". "Tenían, además, que pedir permiso para ir al baño, tanto las trabajadoras como los trabajadores, y muchas veces se les denegaba solo con el pretexto de que no había relevos", ha asegurado, al respecto de lo que ha informado de que hay un colectivo "bastante grande, de 40 personas en seguridad, y no tendría por qué haber ningún problema".

"ACOSO CONTINUADO" A esta situación, Alonso sumó el hecho de que el delegado sindical que denunció lo ocurrido fue "víctima de acoso continuado, tanto por parte del jefe de seguridad, como de las empresas que lo respaldaron y mantuvieron en el puesto hasta el día de hoy, pese a las denuncias presentadas". El representante de CIG también ha advertido de que se ha tardado "seis años" en que se celebrasen las vistas del juicio, un tiempo "completamente insufrible para las víctimas de acoso", porque "muchas de ellas estuvieron de baja por trastornos ansioso-depresivos", agotando los periodos máximos de un año y medio y "teniendo que incorporarse viendo allí al acosador" con el "respaldo" de las empresas y la administración pública.

Por su parte, en la versión ofrecida por Aena a Europa Press, el ente público alega que el juicio "al coordinador de seguridad de la empresa externa adjudicataria del servicio de seguridad". En todo caso, explican las mismas fuentes, "en su día (los hechos se remontan a 2013), cuando se puso en conocimiento de Aena, se trasladó el tema a los responsables de la empresa gestora, así como a la inspección de trabajo, y se informó de que podían tomar las medidas oportunas por vía penal".

"SENTENCIA EJEMPLAR" CIG-Servizos espera que ante la situación "tan grave" haya ahora, "por fin", una sentencia "ejemplar" para que "no se reproduzcan este tipo de comportamientos, ni en el aeropuerto Rosalía de Castro, ni en ninguna otra empresa de seguridad privada". Es más, esta central sindical ha denunciado que han "detectado" que "cada vez es más habitual" por parte de empresas ir a situaciones "de acoso", porque les resulta "más fácil, barato y no punible", al ser situaciones "muy difíciles de denunciar por parte de las víctimas que sufren este tipo de situaciones". Así, asegura, se "busca amargar la existencia a los trabajadores para que acaben marchando de la empresa sin derecho a indemnización, ni prestaciones, ni nada".


Securitas adquiere SCI y refuerza su área de protección contra incendios

Securitas ha asumido el control, a través de su filial Securitas Seguridad España, de la empresa española SCI Protección Incendios.

SCI Protección de Incendios es una compañía, ubicada en Badalona, cuenta con 20 años de experiencia en servicios de mantenimiento e instalaciones de protección contra incendios (PCI) con una importante presencia en clientes industriales y del sector hotelero en el noreste del país. La compra de SCI, que facturó 2 millones de euros en 2019, se suma a la reciente integración de la compañía de tecnología de seguridad Techco, para duplicar la presencia de Securitas en el mercado de la protección contra incendios.

Carlos A. Chicharro, director de Protección contra Incendios en Securitas Seguridad España explicó que “la compra de SCI nos permite seguir profundizando en actividades y mercados muy relevantes para nuestra actividad. Ahora contamos con un área de PCI capaz de competir no solo con empresas especializadas en ingeniería, instalación o mantenimiento, sino que además, al integrarse con el resto de servicios con personas de Securitas, nos permite aportar un valor esencial con la atención y supervisión continuada de los sistemas de PCI. En definitiva, seguimos desarrollando la oferta más completa del mercado para la protección de empresas e instituciones”.

Los vigilantes del Aeropuerto de Santiago denuncian a su jefe por acoso


"Un compañero tuvo que hacer sus necesidades encima"

Los vigilantes de seguridad del aeropuerto denuncian insultos, abusos de poder y que no les dejaban unos minutos "ni para ir al baño" o para tomar un medicamento.


Algunos de estos trabajadores tuvieron que cogerse, incluso, una baja laboral por la presión a la que estaban sometidos. El coordinador ha sido juzgado este lunes en los juzgados de Santiago


Los vigilantes de seguridad del Aeropuerto de Santiago han denunciado a su jefe por el acoso laboral que, según aseguran, han sufrido durante años. El coordinador de seguridad del aeropuerto ha sido juzgado este lunes por los cargos que se le acusan. Los empleados han denunciado insultos, abusos de poder y que no les dejaban unos minutos ni para ir al baño o tomar un medicamento. Algunos de estos trabajadores tuvieron que cogerse, incluso, una baja por la presión a la que estaban sometidos.

Roberto Alonso, miembro de la ejecutiva de Confederación sindical galega (CIG), asegura que una de las trabajadoras denunció que, "cuando tenía la menstruación no le dejaba ir al baño para poder cambiarse". Otro compañero ha denunciado "que se tuvo que hacer sus necesidades encima porque no le daban relevo". A pesar de que haya, como dicen, 50 vigilantes y la posibilidad de sustituirlos puntualmente.

A eso se suman los insultos, los abusos de poder y las bajas por estrés y ansiedad se acumulan, a la vez que el ambiente en el trabajo se hace cada vez más complicado. "El resto de compañeros y compañeras para no sufrir esas represalias le tienen que hacer el vacío a esta gente y es una situación insufrible, inaguantable", ha asegurado. Decenas de trabajadores se han manifestado este lunes a las puertas de los juzgados de Santiago de Compostela, donde se está juzgando al coordinador de seguridad.

CATALUÑA: Sindicatos reclaman la creación de una Dirección General de la Policía Local

Los sindicatos FEPOL y SICPOL han reivindicado crear una Dirección General de la Policía Local, además de una serie de mejoras como unas plantillas y unos mandos ajustados a cada municipio, un sistema conjunto de selección y promoción, la conversión de vigilantes en agentes o sueldos y jornadas comunes.

En un comunicado, estos dos sindicatos destacan este lunes que de los 947 municipios catalanes, en 216 hay policía local -entre los que se encuentra Barcelona-, es decir, en el 22,8 % de las poblaciones hay agentes de este cuerpo, que dan servicio a más de 5 millones de catalanes, el 73 % de la población. Por ello, FEPOL y SICPOL reivindican una serie de regulaciones para mejorar la seguridad, construir las bases de un nuevo sistema y ganar en eficiencia, como la creación de una Dirección General de la Policía Local, como ya existe en el País Vasco.

Esta nueva dirección general debería ir acompañada de unos recursos económicos y una logística adecuada, defienden estos dos sindicatos. Además, reclaman determinar las dimensiones mínimas de las plantillas y el número de sus mandos, de forma que se ajusten a las particularidades de cada municipio, un sistema conjunto de selección y promoción, un organismo único de negociación colectiva o la determinación de derechos comunes, horarios, jornada laboral, sueldos y condiciones laborales de autoprotección. Asimismo, piden la creación de una institución dotada económicamente para la investigación y tecnología de la seguridad o la conversión de los vigilantes en agentes de la policía local, como se ha hecho ya en Castilla y León, para que sean el primer eslabón de seguridad en los pueblos más pequeños.

MURCIA: La Guardia Civil detiene a los dos presuntos atracadores de un comercio de Los Alcázares

Se les atribuye la presunta autoría de delito de robo con violencia e intimidación

Uno de ellos realizó, presuntamente, un estudio previo del establecimiento, haciéndose pasar por cliente para orientar al autor material El otro, armado con un cuchillo de grandes dimensiones, intimidó, presuntamente, al vigilante de seguridad hasta que se apoderó de la recaudación diaria del salón recreativo

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado la operación 'STOPID', una investigación que ha permitido esclarecer un atraco a un establecimiento público de Los Alcázares y que ha culminado con la identificación, localización y detención de los dos presuntos autores del hecho delictivo. Los hechos tuvieron lugar en un salón recreativo de Los Alcázares durante una noche del pasado mes de noviembre, cuando una persona, que ocultaba su rostro con una bufanda tubular y esgrimía un cuchillo de grandes dimensiones, intimidó a los empleados del local hasta que se apoderó de la recaudación de éste, en este caso una gran cuantía de efectivo.

Tras tener conocimiento de los hechos, efectivos de Policía Judicial de la Benemérita abrieron la correspondiente operación con la finalidad de recabar todos los indicios posibles que condujeran al pleno esclarecimiento del delito. En una de las fases de la investigación, concretamente durante el visionado de las cámaras de seguridad, los guardias civiles verificaron la presencia de varios clientes en el interior del establecimiento durante la ejecución del hecho delictivo.

Los investigadores detectaron que uno de los clientes, de forma disimulada y oculta, parecía realizar una serie de gesto e indicaciones hacia el lateral de la calle, lugar de donde segundos más tarde iniciaría su trayecto el autor material del atraco. Esta gesticulación parecía consistir en indicaciones a un tercero con un significado de "espera" un instante antes de iniciar la actuación, por lo que se consideraría que este supuesto cliente estaba ordenando al presunto atracador el momento idóneo para materializar el hecho delictivo, dado que esta persona tenía visión directa sobre la actividad y atención del vigilante y la seguridad en el interior del establecimiento.

A su vez, también se observó que el supuesto cliente parecía distraer al resto de clientes existentes en el interior del establecimiento y llevarlos hacia otra dependencia distinta, a la estancia donde se ubicaba el cajero expendedor de premios, todo ello, al parecer, con la finalidad de dejar vía libre al autor material de los hechos. Las pesquisas practicadas permitieron a los guardias civiles identificar tanto al supuesto cliente como al presunto autor del hecho delictivo investigado, por lo que se estableció un dispositivo de búsqueda sobre ambos, que ha culminado durante los últimos días con su localización y detención como presuntos autores de delito de robo con violencia e intimidación. Los detenidos españoles, de 27 y 28 años, vecinos de Los Alcázares y con antecedentes policiales y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de San Javier (Murcia).

16 de febrero de 2020

El Govern balear duplicará los vigilantes de la Intermodal para evitar incidentes y sexo

Decenas de jóvenes acceden a la Intermodal para practicar sexo o pelearse.

El Govern balear, a través de su director general de Transports, Jaume Mateu, se ha comprometido a dotar de mejores herramientas, sistemas de seguridad y aumentar los vigilantes de la estación Intermodal para evitar incidentes y sexo en los baños.

En una reunión mantenida con Sebastián Oliver, presidente del sindicato Espartanos, Jaume Mateu se mostró partidario de aumentar el número de vigilantes que prestan servicio en el recinto. En el nuevo pliego de condiciones -que saldrá en el mes de junio- una de las propuestas que se está estudiando es duplicar el número de vigilantes. Es decir, pasar de uno a dos por turno.

Del mismo modo, también apuestan a que el personal de seguridad de la estación de autobuses porten spray de gel para poder defenderse cuando tengan que enfrentarse a más de un agresor. Del mismo modo, también se está analizando la posibilidad de dotar de tablets de dotación a los vigilantes desde donde poder visualizar las cámaras del recinto y así poder actuar rápidamente ante una agresión o un robo. De esta forma, el Govern apuesta por la erradicación de actos violentos, peleas, trapicheos y, muy especialmente, luchar contra las mafias de prostitución -en muchos casos con menores de edad- que ejercen sus servicios sexuales en los baños de la Intermodal.

«Esperamos que todo lo prometido no se quede en palabras y que el Govern cumpla su palabra. No se puede permitir que niñas y niños, muchos de ellos fugados de centros tutelados o de internamiento, acaben practicando sexo en los baños por dinero», concluye Sebastián Oliver.

15 de febrero de 2020

Pautas de actuación del personal de seguridad privada en la prevención del delito


Securitas Seguridad España precisa incorporar Vigilantes de Seguridad en Pamplona.

Securitas Seguridad España S.A. _ Pamplona

Vigilante de Seguridad (plus bienvenida + plus mensual)

Funciones: 
Control de accesos, CCTV, rondas por las instalaciones, intervenciones, tareas de vigilancia en general.

Se requiere:
Estar en posesión de la TIP.
Disponibilidad de incorporación inmediata.
Disponibilidad horaria total para trabajar en turnos rotativos de mañana y tarde, y festivos de apertura.

Se ofrece:
Salario S/C (17.248€ br/año) + plus bienvenida 400€ + plus mensual 300€.
Contrato indefinido.
Estabilidad laboral y formación continua.
Desarrollo profesional en un contexto internacional.