Noticias Destacadas SPV Sevilla


25 de abril de 2017

PALMA DE MALLORCA: denuncian las "deficientes condiciones de seguridad" de los vigilantes de SFM

CCOO ha denunciado este martes las "deficientes condiciones de seguridad" en las que, según dicen, realizan su trabajo los vigilantes de Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM).

En un comunicado, el sindicato recuerda que el pasado 22 de abril un vigilante de seguridad de la Estación Intermodal de Palma detuvo a un individuo que había robado un bolso a una mujer. Según indica CCOO, la Policía confiscó al detenido varios cuchillos y jeringuillas y, por ello, consideran que la detención por parte del trabajador de seguridad fue "una intervención de riesgo" ya que éste no llevaba en ese momento el preceptivo chaleco anticortes.

El sindicato explica que este tipo de intervenciones, "relativamente habituales tanto en la estación Intermodal de Palma como en el resto de estaciones", ponen de manifiesto la profesionalidad de estos trabajadores, el riesgo que asumen, y las graves carencias en materia de seguridad en las que trabajan. En este sentido, indican que actualmente sólo hay seis chalecos anticortes para un total de 30 trabajadores que integran la dotación de vigilantes de seguridad para las diferentes estaciones. Sobre esta deficiencia, añaden, tiene conocimiento tanto SFM, como la empresa de seguridad para la que trabajan, Trablisa. 

Además, recuerdan que mantuvieron una reunión con representantes del Govern en la que el Ejecutivo se comprometió a exigir a la empresa que dote a sus vigilantes de estas prendas de protección con carácter individual. "Esperemos que no tenga que ocurrir una desgracia para que esta medida se lleve a efecto y para que Trablisa deje de priorizar otros intereses a la seguridad de sus trabajadores", concluye CCOO.

FUENTE: www.20minutos.es AQUÍ

BILBAO: Detenido un individuo en Muxika tras ser sorprendido robando en un pabellón industrial


Una patrulla se ha desplazado al lugar, tras el aviso del vigilante de una chatarrería.

Un individuo de 47 años ha sido detenido durante la madrugada de este lunes en Muxika, tras ser sorprendido robando en un pabellón industrial, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

BILBAO. Alrededor de las doce y media de esta madrugada, el vigilante de seguridad de una empresa del barrio Ugarte de Muxika ha alertado a la Ertzaintza de la posible presencia de un individuo robando en el interior de una chatarrería ubicada junto a la misma. Una patrulla de seguridad ciudadana se ha desplazado de inmediato al lugar y ha comprobado que en las inmediaciones del pabellón señalado había estacionado un vehículo con los asientos traseros quitados, con el supuesto fin de cargar material en su interior y, dentro del mismo, un carro de supermercado. 

Los ertzainas han accedido al interior de la nave y han visto que junto al muro exterior del almacén había apiladas varias piezas metálicas que habían sido sacadas del lugar donde estaban depositadas. Al no localizar a nadie dentro, se ha procedido a realizar una inspección por los alrededores y poco después los agentes han observado que de la zona del río situada en la parte trasera de la chatarrería salía un individuo con su vestimenta empapada y se dirigía al vehículo sospechoso. Tras proceder a su identificación y realizar las necesarias comprobaciones, éste ha sido detenido y acto seguido trasladado a dependencias policiales para llevar a cabo los pertinentes trámites, antes de ser puesto a disposición judicial.

Helena Revoredo, presidenta de Prosegur, prepara su dimisión del consejo de Popular

Helena Revoredo, presidenta de Prosegur y consejera independiente de Banco Popular desde hace una década, prepara su renuncia al cargo. La ejecutiva es actualmente vocal en la comisión de nombramientos, gobierno y responsabilidad corporativa del grupo.

En abril de 2007, Revoredo, una de las mayores fortunas españolas con un patrimonio estimado en más de 2.000 millones de euros, según Forbes, se convirtió en la primera mujer en formar parte del consejo de administración de Popular. Ahora, comparte la cuota femenina con Reyes Calderón, presidenta de la comisión de nombramientos, gobierno y responsabilidad corporativa, y una de las consejeras que se alió con el accionista mexicano Antonio Del Valle para impulsar la salida de Ángel Ron de la presidencia de Popular.

Licenciada en Administración de Empresas por la Universidad Católica de Buenos Aires y master PADE en el IESE de Madrid, Revoredo ha manifestado en varias ocasiones su deseo de renunciar a un cargo que cada vez exige más dedicación y que se le hace difícil compagina con otras actividades. Actualmente, la directiva cuenta con una participación en el accionariado de Popular del 0,062%. Cuando fue nombrada consejera en 2007, controlaba el 0,5%. Su renuncia -para algunos, inducida-, que podría presentarse en el consejo que Popular celebra el miércoles 26 de abril, llegaría en un momento crítico para el banco. Sería otro de los numerosos cambios que el nuevo presidente, Emilio Saracho, está acometiendo, tanto en la cúpula de dirección como en el consejo, desde su llegada a la presidencia el pasado 20 de febrero.

Fue la primera mujer que entró en el consejo del banco, cuota que ahora comparte con Reyes Calderón. El exdirectivo de JPMorgan ha nombrado a Ignacio Sánchez-Asiaín, quien ha desarrollado gran parte de su carrera en BBVA, nuevo consejero delegado, en sustitución de Pedro Larena. Asimismo, Miguel Escrig, exdirectivo de Telefónica, asume las riendas de la dirección financiera. Además, el consejo nombró recientemente a Vitalino Nafría Aznar como consejero independiente en sustitución de Roberto Higuera.

24 de abril de 2017

INTERNACIONAL: Violento robo de película al edificio de la empresa Prosegur en Paraguay


Una banda de delincuentes se lleva 18 millones después de volar el edificio de la empresa de seguridad española y matar a un agente.

En una acción espectacular y sin precedentes, una banda de alrededor de 30 personas con ropas de camuflaje, las caras cubiertas y un sofisticado arsenal militar que incluyó vehículos, ametralladoras antiaéreas, explosivos y hasta un helicóptero asaltó una sede de la empresa de vigilancia privada española Prosegur en la paraguaya Ciudad del Este. Los atacantes, que montaron un amplio dispositivo en la zona para distraer a la Policía, asesinaron a un agente y se llevaron un botín que superaría los 18 millones de euros. Las fuerzas de seguridad buscaban a los delincuentes en el vecino Brasil.

La embestida, que se prolongó durante cuatro horas, comenzó antes de la medianoche del domingo, cuando los asaltantes detuvieron varios vehículos que circulaban por la zona, hicieron bajar a los conductores y dispusieron los coches para obstaculizar las calles. Luego cargaron los turismos cruzados con explosivos que hicieron detonar de manera simultánea. Las explosiones confundieron a los agentes, que se topaban con los accesos interrumpidos y no disponían del armamento adecuado para repeler el ataque. Con el área controlada y custodiados por sus propios francotiradores, los atacantes se dirigieron al local de Prosegur, asesinaron de un disparo al policía que custodiaba el acceso y volaron la fachada del edificio mediante cinco explosiones. Una vez franqueada la entrada, accedieron a la cámara acorazada e introdujeron el dinero en bolsas, hirieron a otras cuatro personas -un agente y tres civiles- y huyeron en camionetas blindadas. Las fuerzas del orden los persiguieron, pero los atacantessembraron de clavos el camino y se defendieron de los disparos policiales con sus propiasametralladoras.

Los vecinos no daban crédito. "Fue un susto terrible. Al principio pensamos que eran fuegos artificiales", relató uno de ellos. Una mujer reveló que le quitaron el vehículo a punta de pistola. Otro hombre contó que iba en su coche con su hija y su nieta cuando escuchó un ruido. "Pensé que era un reventón. Me bajo y veo que paran cuatro camionetas y descienden unas 15 personas con uniformes de camuflaje y pasamontañas. Me tiraron al piso y pasaron a mi familia al asiento trasero. Pero después uno dijo: 'Está con la familia', y me hicieron subir de vuelta para que me fuera".

En la Triple Frontera Los testigos coinciden en que los encapuchados hablaban portugués. Ciudad del Este es la segunda urbe más poblada de Paraguay después de la capital, Asunción, y está situada en la llamada Triple Frontera donde el país confluye con Brasil y Argentina. Según la Policía, los delincuentes pertenecerían al Primer Comando de la Capital, una banda de criminales brasileños que floreció en las cárceles de este país. De todos modos, la fiscal Liliana Duarte, que confirmó que se trataría de entre 25 y 30 asaltantes, no descartó que en el golpe hubieran colaborado paraguayos.

Las imágenes del espectacular asalto de los seis millones de dólares en Ciudad del Este (Paraguay)



23 de abril de 2017

Sin espaldas que guardar

La recolocación de los últimos 109 escoltas privados que quedaban en el País Vasco pone fin a una categoría profesional que se hizo tristemente familiar en las calles del país

Fueron legión y vivieron con la sensación agridulce de desear que desapareciera el motivo de su trabajo. Ahora que ha ocurrido, los escoltas privados hacen lo que pueden para reciclarse profesionalmente, con desigual fortuna. Las promesas que recibieron en su día no se han cumplido, sus antiguos protegidos vuelven la cabeza cuando se cruzan con ellos y su currículum laboral muchas veces es más una carga que una ayuda para buscar trabajo. Se sienten «olvidados».

Ese olvido comenzó a fraguarse el 5 de septiembre de 2010, día en que ETA anunció el alto el fuego que este fin de semana desembocará en el comienzo del desarme de la organización terrorista. La tregua trajo consigo una reducción paulatina de los servicios de protección a políticos, cargos públicos y empresarios, que se habían multiplicado desde el asesinato del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco, en 1997. En 2009 llegó a haber 2.600 escoltas privados en activo en la Comunidad Autónoma Vasca y otros 1.400 en Navarra, que daban protección a 1.500 personas. Ahora ya no queda ninguno.

El anuncio de ETA marcó el comienzo de un proceso que ha llevado a cerca de 4.000 escoltas privados a perder su empleo y a buscar una salida profesional para eludir la condena del paro. Después de años jugándose la vida para salvar las vidas de otros, se vieron en la calle con un certificado que acreditaba sus servicios prestados y unas cuantas promesas que a menudo no llegaron a cumplirse.

El Congreso de los Diputados estudió diferentes iniciativas para recolocar a los escoltas en puestos relacionados con la vigilancia en penitenciarías o con la protección de mujeres víctimas de violencia de género, pero todo quedó en buenas intenciones. «El Gobierno nos prometió que nos daría una salida en la seguridad de prisiones, decía que íbamos a tener un trato especial por lo que habíamos hecho, pero no cumplió su promesa», recuerda Juan Luis, que fue la sombra de altos cargos en el País Vasco durante 17 años, hasta que en 2015 se quedó sin nadie a quien proteger. «Yo he tenido suerte porque tengo 40 años y me he podido colocar en Vizcaya en una empresa de transportes blindados, pero los que tienen más de 50 años no encuentran trabajo de ningún tipo», añade.

«Podríamos contar secretos, pero no lo hacemos» «El problema es que al final no nos quiere nadie. Muchos de nuestros antiguos protegidos se dan la vuelta cuando nos ven», asegura un escolta privado que, como todos sus compañeros, firmó un contrato de confidencialidad cuando comenzó a trabajar. Durante años han sido la sombra del poder y eso proporciona abundante información. «Sabemos muchos secretos», insiste un guardaespaldas, que deja caer algunos de ellos como ejemplo. «Diputados que consumen droga, mala praxis de concejales y altos cargos o reuniones que nadie imaginaría nunca», lanza. «Podríamos hablar, pero no lo hacemos», sostienen. Y no lo hacen a pesar de considerar que el trato que han recibido por parte de sus protegidos «no siempre ha sido digno». «Cuando mataron a Miguel Ángel Blanco todos obedecían a sus escoltas sin rechistar, pero poco a poco fueron perdiendo el miedo y hubo gente que comenzó a tratarles como si fueran criados. Algunos aprovechaban para mandarlos a hacer la compra», afirma el experto en seguridad César Charro. «Los escoltas saben que han ganado, que han contribuido a la derrota de ETA, han cuidado de los hijos de los políticos, conocen sus intimidades y ahora los echan a la calle», lamenta.

El auge de las guardaespaldas femeninas: por qué la élite prefiere a las mujeres

Cuando el estereotipo peliculero del armario empotrado, el pinganillo y las gafas de sol llama demasiado la atención, los millonarios optan por el sexo femenino

Lo más probable es que cuando te imagines a un guardaespaldas pienses en un tipo duro con la fría mirada de Clint Eastwood y los bíceps contundentes de Vin Diesel. Alguien con pelo en pecho que aplaste cráneos con sus manos y rezume masculinidad por todos sus poros. No podrías estar más equivocado: los tiempos cambian. Cada vez más mujeres -incluso las de tamaño medio- son contratadas como guardaespaldas de la élite. ¿La razón? Cumplir el estereotipo peliculero del armario empotrado, el pinganillo y las gafas de sol llama demasiado la atención. Por eso, clientes tan renombrados como David Cameron, Tony Blair, el príncipe Guillermo o la familia real saudí ya han contratado estos servicios: son armas secretas de apariencia inofensiva.

Lo que la mujer aporta (y lo que demandan cada vez más clientes) es nuestra habilidad para pasar desapercibidas “Nueve de cada diez personas para las que trabajo quieren a una persona discreta”, explica Lisa Baldwin, una 'oficial de protección personal' (PPO, según sus siglas en inglés), a The Times. “Estrellas como Madonna o Britney Spears no quieren una seguridad obvia. Los más grandes suelen llamar la atención, estresan a nuestros clientes ylos ponen en peligro”, asegura. “La mayoría de los guardaespaldas, ya sean masculinos o femeninos, tienen las mismas habilidades. Sin embargo, lo que la mujer aporta -y lo que demandan cada vez más clientes- es la habilidad para pasar desapercibidas. Por ejemplo, si estás trabajando con niños, una mujer puede llevarles al parque o recogerlos en la escuela sin que levante sospechas. Los hombres, por muy fantásticos que sean, siempre destacan”, asegura Laura Webb, directora de la agencia Global Protection, especializada en protección femenina. “Podemos ir a un restaurante o ir de compras con el cliente y aparentar que pertenecemos a ese sitio. Somos más discretas”, añade.

Es el caso de Baldwin, ella intenta que la gente crea que es una amiga más de su cliente o, si va con sus hijos, su niñera. Lo de contratar a un canguro superduro ya no se lleva: “Al ver a un tipo tan voluminoso, la gente pensará: '¿Quiénes son estos niños que necesitan guardaespaldas?'”. Asimismo, asegura que el músculo no lo es todo: “Me gustaría ver a esos cachas corriendo. Están bien si se limitan a mantener a los fans lejos, pero al lidiar con amenazas de secuestro... tendrían que estar preparados para salir corriendo de inmediato".

Las mujeres guardaespaldas pueden trabajar durante todo el año, mientras que los hombres sufren por encontrar trabajo “Recuerdo mi primera entrevista de trabajo, cuando tenía 20 años. El otro candidato se parecía a un Action Man, todo músculo y con la cabeza afeitada. Al final, fui yo quien lo conseguió. Ellos se interesaron por mis habilidades de conducción y con las armas de fuego. No es que quisieran que llevara armas sobre el terreno, pero sí que hubiese tenido un entrenamiento previo”, relata la guardaespaldas.

Desde que Baldwin se convirtió en una PPO hace 13 años, el número de mujeres en la industria se ha disparado. En particular, afirma, lasfamilias musulmanas son las que más demandan sus servicios, pues no quieren que sus mujeres tengan una relación estrecha con otro hombre. “Y luego está el tema de los baños. Si eres hombre y tu cliente es mujer, entonces tenemos un problema”. Sin embargo, todavía hay pocas mujeres guardaespaldas para la alta demanda que tienen. Así lo afirma Neil Davis, un ex oficial del ejército británico que dirige una compañía de seguridad llamada Horizon. “Hoy en día, las mujeres guardaespaldas pueden trabajar durante todo el año sin problema, mientras que los hombres sufren por encontrar trabajo, sobre todo porque ha habido una afluencia reciente de Europa oriental. Tal es la demanda de mujeres que se les paga bastante más que a los hombres en este momento”.

Aunque la demanda sea mucha, los requisitos son difíciles de cumplir. Davis asegura que no solo tienen que estar entrenadas, sino que por lo general tienen que hablar con fluidez uno o dos idiomas extranjeros y estar cualificadas en algún deporte como el buceo o el ski. “Si tuviese que formar un equipo de seguridad de ocho personas, al menos dos o tres deberían ser mujeres. Cuando incluyes al género femenino, la dinámica cambia para mejor”, afirma. Para demostrar su punto de vista, Davis pone el siguiente ejemplo: “Si la situación se pone tensa en un bar y un guardaespaldas masculino interviene, las cosas pueden empeorar facilmente. Si la que lo hace es una mujer, las posibilidades de agresión se reducen. Una mujer PPO tiende a ser mejor para la resolución de conflictos”.

Un negocio boyante en China Desde que legalizaron las empresas de seguridad privada en 2010, los nuevos millonarios de la floreciente élite china buscan protección. En respuesta a la creciente demanda, muchas jóvenes que acaban de terminar la universidad se van directas a alguna de las más de 3.000 agencias que ofrecen entrenamiento. Al no poder portar armas -prohibidas por la ley china- han de convertirse en expertas en kung fu y técnicas de defensa. Las motivan los salarios altos y estabilidad que proporciona. Es el caso de Xie Xingjiang que, a sus 19 años, dejó sus estudios de contaduría por los puñetazos. “Cuando era pequeña me gustaban muchísimo las películas de acción”, dice a la BBC. “Quería ser como ellos”. “Tener una guardaespaldas mujer es como ir acompañada por una hermana”, explica Wen Cui, fundadora de una exitosa compañía de seguridad personal en Shenzhen. “Ellas te cuidan”, agrega.

MELILLA: Cs pide reservar el 20% de plazas de Policía Local, Bomberos y seguridad privada a militares de más de 45 años

Resultado de imagen de en el punto de mira SPVCiudadanos (Cs) Melilla ha registrado en la Asamblea una propuesta para suscribir un convenio de colaboración entre la Ciudad Autónoma de Melilla y el Ministerio de Defensa que garantice la reincorporación de soldados de tropa y marinería mayores de 45 años una vez finalicen sus contratos como militares profesionales, y pide que se reserve el 20 por ciento de las plazas que se convoquen de Policía Local, Bomberos y Seguridad Privada a estos soldados que tendrán que dejar el Ejército una vez cumplida esa edad.

Tras una reunión mantenida con el presidente y varios miembros de la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), el partido de la oposición en la Ciudad ha asegurado que ha comenzado ya a trabajar "para que toda esa experiencia adquirida durante años en las Fuerzas Armadas no se pierda al aplicarse la cláusula de extinción de contratos que afectará a unos 570 soldados en los próximos nueve años". La formación que lidera en Melilla Eduardo de Castro ha explicado que el grupo de militares en riesgo comprende a todos aquellos profesionales que no posean la condición de militar de carrera. "La expiración supondrá el derecho de hasta dos años de paro y una asignación anual de 7.200 euros hasta la jubilación, una cuestión que es solo la punta del iceberg, ya que la cifra de militares que abandonarán el ejército aumentará exponencialmente a partir de 2027", ha advertido.

Cs ha destallado que para poder optar a una plaza de militar de carrera y garantizar el empleo hasta la jubilación, es necesario que se convoque previamente una oposición. "Sin embargo, el número de plazas ofertado siempre ha sido limitado, y una parte importante de tropa y marinería se verá afectada previsiblemente con la aplicación de dicha cláusula", ha lamentado. Por ello, Cs Melilla ha dicho que comparte la necesidad de reorientar laboralmente a todos los militares que regresen a la vida civil, y considera "una oportunidad el grado de experiencia adquirida en sus años como soldados, difícilmente alcanzable por otras colectividades". En este sentido, ha apuntado que la actualización y el entrenamiento continuos pueden aportar valores diferenciales muy positivos en su vuelta al mundo laboral, "pero es necesario que la Administración colabore en la transición hacia el mercado de empleo civil", ha reclamado.

Desde la agrupación creen que su experiencia de trabajo en grupo, "su concepto de liderazgo y sus valores de lealtad y disciplina" suponen una oportunidad en destinos como la Policía Local o el cuerpo de Bomberos. Por ello, Cs Melilla ha propuesto que el Gobierno local inicie conversaciones con el Ministerio de Defensa para garantizar un trasvase progresivo que afecte al menor número de militares posible. "Creemos necesario poner en marcha medidas de reinserción como ya están haciendo en otras comunidades, reservando el 20 por ciento de las plazas en las futuras convocatorias de ingreso a la Policía Local y el Cuerpo de Bomberos, así como la creación de nuevos convenios con las empresas de seguridad privada, que podrán beneficiarse de la experiencia laboral de todos estos profesionales", ha concluido.

22 de abril de 2017

LUGO: Condenan a la empresa Eulen por despedir a dos vigilantes de seguridad del Pazo de Tor


Un juzgado de lo social de Lugo acaba de declarar improcedente el despido de un vigilante del pazo de Tor por parte de la empresa de seguridad Eulen.

Ahora tendrá que indemnizarlo o readmitirlo y será el propio trabajador el que decida con cuál de estas dos opciones se queda, porque cuando fue despedido era delegado sindical. La empresa condenada se hizo cargo de la seguridad del pazo de Tor por encargo de la Diputación en sustitución de la monfortina Alcor. Los dos vigilantes de seguridad que prestaban servicio en esas instalaciones formaban parte de la plantilla de Alcor y reclamaban que Eulen los mantuviese en sus puestos. Tanto ellos como Alcor interpretaban que la empresa nueva estaba obligada a hacerlo por el principio de subrogación, que compromete a las concesionarias de servicios públicos a quedarse con el personal con el que se encuentren cuando ganan el contrato para gestionar una nueva concesión.

Pero Eulen se negó, con el argumento de que en ese caso no estaba legalmente obligada a subrogarlos, y los despidió. Los dos afectados demandaron tanto a Eulen como a Alcor y ahora el juzgado de lo social número tres de Lugo acaba de fallar a favor de uno de ellos. El afectado era en Alcor delegado de un sindicato denominado Central Sindical Obrera Independiente, que tiene el 30% de la representación laboral en esa empresa. Un portavoz de ese sindicato denunciaba ayer el silencio de la Diputación ante el despido de estos dos trabajadores por parte de Eulen, en contraste con la beligerancia de esta institución contra Alcor cuando la empresa monfortina rebajó los sueldos de su plantilla por debajo del convenio general del sector.

Revista Seguritecnia Nª 441 (Abril 2017)