Noticias Destacadas SPV Sevilla


23 de octubre de 2017

El estado actual de la negociación colectiva, visto por la parte de la patronal o por la de los trabajadores


SANTANDER: Vigilante de seguridad colabora en la detección de individuos en pleno saqueo de una residencia

Fueron sorprendidos dentro de un quirófano desmontando el cableado y con varios dispositivos médicos electrónicos en su poder

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en las primeras horas de la tarde del pasado martes, 17 de octubre, a tres individuos, con iniciales F.M.P.M., de 36 años, J.M.S., de 37 años y a N.L.B., de 33 años, por un presunto delito de robo con fuerza que estaban cometiendo en el interior de la Residencia Cantabria, actualmente cerrada y sin actividad laboral. Habían accedido a la Residencia forzando la puerta de acceso al edificio principal. Les fueron intervenidos varios efectos médicos que habían intentado sustraer, así como una herramienta –llave inglesa- que habían utilizado para forzar la puerta.

Sobre las 14.30 horas del día 17, la vigilante de seguridad del Servicio Cántabro de Salud -situado frente al edificio de la Residencia Cantabria- observó la presencia sospechosa de tres individuos en las inmediaciones del lugar y posteriormente los vio ya en el interior del edificio. Tras comprobar que la puerta que da acceso al edificio principal se encontraba forzada y abierta, lo puso en conocimiento del servicio de vigilancia que presta servicio en el Hospital de Valdecilla, efectuando además una llamada telefónica al 091.

Los agentes policiales de la Brigada de Seguridad Ciudadana, en unión con otros dos vigilantes de seguridad personados en el lugar, localizaron en la primera planta a los tres individuos que se encontraban en el interior de un quirófano desmontando cableado e instalaciones. Les fueron intervenidos varios efectos, concretamente tres dispositivos médicos electrónicos, así como una herramienta –llave inglesa- con la que habían forzado la puerta de entrada para acceder al interior del edificio, procediendo a su detención. Curiosamente, uno de los detenidos llevaba puesta una bata blanca con el anagrama del Servicio Cántabro de Salud, que había sustraído momentos antes del interior de una de las taquillas del quirófano, donde fueron sorprendidos, siendo igualmente intervenida.

GUADALAJARA: El ave que descubrió un vigilante de seguridad obligó a intervenir a la Guardia Civil

La Guardia Civil de la Comandancia de Guadalajara ha recuperado en la localidad de Fontanar un Buitre Leonado (Gyps fulvus).

Se trata de una especie declarada de “interés especial” en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Castilla-La Mancha.

La recuperación de esta rapaz se realizó el pasado sábado en la localidad de Fontanar tras el aviso, por parte de un vigilante de Seguridad del Polígono Industrial de la localidad, al teléfono de urgencias de la Guardia Civil (062), comunicando que había avistado a la rapaz posada en un contenedor de mercancías de los existentes en el citado polígono.

Personados en el lugar efectivos del SEPRONA de la Guardia Civil de Guadalajara, procedieron a la recogida del animal, trasladándolo al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Guadalajara, situado en el Zoo de esta Capital, para ser examinado por los veterinarios de este centro y la posterior suelta a su hábitat natural cuando este preparado.

La Guardia Civil aconseja ante este tipo de hallazgos que su actuación se limite a llamar al teléfono de Urgencias de la Guardia Civil (062) y no proporcione ningún tipo de alimento al animal.

El Congreso impide que los adjudicatarios públicos paguen sueldos por debajo del convenio sectorial

Aprueba la nueva Ley de Contratos del Sector Público, rechazando todas las enmiendas introducidas en el Senado por la mayoría absoluta del PP, en las que se permitía a los adjudicatarios priorizar un convenio de empresa

Las organizaciones sindicales podrán recurrir incumplimientos de la empresa relativos a sus obligaciones sociales o laborales hacia los trabajadores que participen en la prestación del servicio

El Pleno del Congreso ha aprobado este jueves la nueva Ley de Contratos del Sector Público, rechazando todas las enmiendas introducidas en el Senado por la mayoría absoluta del PP, en las que se permitía a las empresas adjudicatarias priorizar un convenio de empresa sobre el sectorial, ha informado Europa Press. Así, PSOE, Unidos Podemos-En Comú Podem, Esquerra Republicana, el PDeCAT y PNV han tumbado las enmiendasintroducidas en el proyecto de ley durante su paso por la Cámara Alta, con lo que la nueva norma entrará en vigor tal y como salió el pasado mes de julio del Congreso.

El proyecto por el que se transponen dos directivas europeas fue aprobado por el Gobierno en noviembre de 2016 y tomada en consideración a mediados de febrero de este año. Desde entonces, la complejidad y la extensión de la norma alargó el período de ponencia, celebrándose entre marzo y julio reuniones para debatir y acordar cambios en la norma. Finalmente, fue aprobada por la Comisión de Hacienda y Función Pública en la última semana de julio, sin ningún voto en contra, únicamente con la abstención del PSOE, y con satisfacción general de los grupos al haber podido introducirse aportaciones de prácticamente todas las fuerzas políticas. De este modo, celebraban haber conseguido plasmar una contratación pública más transparente, más controlada, más accesible para pymes, con mayor protección para los trabajadores de las adjudicatarias y con un papel más importante de las cláusulas sociales.

¿Calidad antes que precio? Aunque en el proyecto de ley ya se recogía la inclusión de cláusulas sociales, tal y como mandaba la propia directiva comunitaria, partidos de izquierda como PSOE y Unidos Podemos celebran que se éstas se hayan incorporado con mayor detalle durante el trámite parlamentario. También dan por hecho que con la nueva norma la calidad del servicio prestado se priorizará el precio y que podrá realizarse unacontratación estratégica para potenciar, por ejemplo, los contratos con empresas que primen determinados aspectos como la igualdad de género o los aspectos medioambientales.

Desde Unidos Podemos también celebran la reducción de la cuantía de los contratos menores, que tienen menos exigencias de control. Ahora se consideran menores los inferiores a 50.000 euros para obras y a 18.000 euros para servicios y cuando se apruebe la reforma se quedarán en 40.000 los primeros y en 15.000 los segundos. También se eliminarán los contratos sin publicidad.

Un supervisor de la contratación pública Otro de los grupos que ve plasmada en la ley una de sus principales reivindicaciones es Ciudadanos, ya que la reforma incluye la creación de un organismo de control de la contratación pública, la Oficina Independiente de Regulación y Supervisión, que según comentan desde la formación naranja, contará con capacidad normativa y podrá emitir recomendaciones para el cumplimiento de los órganos de contratación. De esta forma, la supervisión se saca de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) —en cuya segregación trabaja desde hace meses Economía— para constituir un organismo que, aun dependiendo del ministerio orgánicamente, se asemeje a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Una de las características más valoradas por Ciudadanos es lagarantía de la independencia de sus miembros, pues tendrán un mandato de seis años, rompiendo así el ciclo electoral y no podrán ser cesados por el Gobierno, salvo causas justificables ya tasadas.

Igualmente, de esta oficina dependerá la Oficina Nacional de Evaluación, que se encargará de estudiar la rentabilidad socioeconómica de la contratación pública. Otro de los mecanismos de control será una ponencia permanente en las Cortes, en paralelo de la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, por lo que los partidos políticos también controlarán específicamente la contratación pública.

Licitaciones más abiertas Uno de los aspectos en los que ha habido un mayor consenso a la hora de incluir modificaciones es en las propuestas que permitían una mayor flexibilidad en los criterios de contratación con el objetivo de abrir las licitaciones a un mayor número de empresas. Así, la nueva ley recoge la obligatoriedad de fraccionar en lotes los grandes contratos —en caso de que no sea posible la Administración deberá justificarlo—, también flexibiliza los requisitos de solvencia a las características y circunstancias de las empresas y no se exigirá a las sociedades con menos de cinco años la acreditación de trabajos previos, como sucedía hasta ahora.

Mayor protección de los trabajadores Otra reivindicación atendida y consensuada ha sido laprotección de los derechos laborales, ya que según denunciaban muchas formaciones, en numerosas ocasiones las empresas se descolgaban en los concursos de los convenios laborales para presentar ofertas más baratas. A partir de ahora, las adjudicaciones deberán respetar las condiciones salariales recogidas en los convenios sectoriales, materia que ha sido muy debatida en los últimos tiempos por la reducción de salarios a trabajadores de seguridad privada. Asimismo, las organizaciones sindicales podrán recurrir incumplimientos de la empresa relativos a sus obligaciones sociales o laborales hacia los trabajadores que participen en la prestación del servicio.

A la hora de recurrir, otros de los aspectos valorados por otros grupos, como el PSOE, es la ampliación del recurso de contratación en materia especial, ya que serán recurribles los contratos de obras con un valor estimado a más de tres millones de euros y de suministro de servicios de más de 100.000 euros. Además, se establece el carácter potestativo y gratuito del recurso especial en materia de contratación.

CÁDIZ: Piden soluciones al problema de los vigilantes de seguridad de instalaciones municipales de San Fernando

APOYO A LOS VIGILANTES

Ciudadanos pide celeridad al Ayuntamiento para poner fin a la situación de impagos de los empleados encargados de la vigilancia en las instalaciones municipales El grupo municipal Ciudadanos ha mantenido una reunión con varios trabajadores de la empresa que presta el servicio de vigilancia en las dependencias municipales.

En esta cita, los trabajadores han trasladado al grupo su preocupación debido a la situación que están padeciendo. En la actualidad a estos empleados se les debe una nómina. A esta coyuntura se añade los recortes que se han producido desde que la empresa se hiciera con la concesión de este servicio en julio de 2013.

Hay que recordar que el contrato con esta empresa está prorrogado forzosamente a la espera de la redacción de una nueva plica. Un nuevo pliego que el Ayuntamiento ya elaboró, y al que los propios trabajadores de la empresa han presentado una serie de modificaciones para evitar que este servicio caiga de nuevo en manos de otra concesionaria con mala praxis. Esta empresa, según los trabajadores, ni cumple con los plazos conveniados para pagarles su sueldo, ni han puesto en marcha las mejoras incorporadas en la licitación.

Tras escuchar las reivindicaciones de estos empleados, Cs pide celeridad al Equipo de Gobierno para poner sobre la mesa un nuevo pliego que asegure la recuperación de los derechos perdidos tras los recortes del año 2013, el abono de sus nóminas en los plazos conveniados y dotar de uniformidad y formación a estos trabajadores. Para finalizar, la formación naranja ha mostrado todo su apoyo a estos 18 empleados y su compromiso para intentar, cuanto antes, que esta situación se solucione.

Europa cuestiona la talla mínima para ser policía

Europa tumba una normativa griega que equiparaba la estatura mínima de hombres y mujeres para acceder a la policía. Además de discriminatorios, ¿tienen sentido hoy día estos requisitos?

Decir que a las mujeres la vida les pone el listón más alto no es descubrir nada nuevo. Pero es que, a veces, cuando se lo ponen a la misma altura es para perjudicarlas. El Tribunal Europeo de Justicia ha tenido que salir esta semana al paso de una normativa de la Policía griega que establecía para ambos sexos una estatura mínima de 170 centímetros como requisito de acceso. Sentencia que marcar la misma talla para hombres y mujeres, siendo ellas estadísticamente más bajas, supone una discriminación y debe ser corregido.

La noticia ha servido también para abrir una discusión sobre el sentido que tiene, a estas alturas, medir en centímetros la capacitación para un puesto de trabajo que no sea el de jugador de baloncesto o recolector de peras. Es cierto que la autoridad ha gustado siempre de exhibir un aspecto imponente, incluso amenazador, pero parece evidente que la nueva imagen policial busca más una proximidad amable que la fuerza bruta.

«Estamos hablando de límites que no tienen mucha explicación», razona José Francisco Cano, jefe de la Policía Municipal de Fuenlabrada y miembro de la ejecutiva de la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local, Unijepol. «En principio no tiene ningún sentido establecer límites a la estatura, ni por arriba ni por abajo, salvo que hubiera una necesidad que lo justificara. Solo es defendible en una concepción anticuada de la Policía que requería agentes altos, tontos y fuertes: altos para ver bien, tontos para que no pensaran y fuertes para poder pegar buenos porrazos. Ahora mismo lo que requiere es policías inteligentes, preparados y con habilidades sociales para solventar problemas, porque la mayor parte de su actividad no se produce, afortunadamente, persiguiendo delincuentes, sino resolviendo todo tipo de conflictos. Otra cosa es que luego haya unas unidades específicas que sí exigen unas capacidades determinadas: para ser antidisturbios hace falta cierta envergadura, de la misma forma que el que va a trabajar en contacto con otras Policías de Europa necesita hablar idiomas».

La sentencia, en realidad, apoya una discriminación positiva «que ya existe en las pruebas físicas, donde las marcas exigidas son distintas para hombres y mujeres. Ambos son igualmente válidos para este trabajo; es más, creo que deberían establecerse medidas que favorecieran una menor masculinización del Cuerpo», plantea Cano. «La Ertzaintza intentó introducir en Euskadi un sistema de cuotas femeninas, pero el Tribunal Constitucional lo tumbó y tuvieron que dar marcha atrás. En mi opinión, no solo debería favorecerse a la mujer, sino también el ingreso en la Policía de miembros de la sociedad diversa: personas de diferente orientación sexual, distintas etnias, religiones, etcétera. Porque, como dice la Carta de Rotterdam, la Policía debe ser en lo posible un espejo de la sociedad a la que sirve, y hoy en absoluto lo es».

Distintos patrones Hablar de uniformados en este país sigue conduciendo indefectiblemente a las tallas mínimas. En España, hace unos años se exigía una altura de 170 centímetros a los hombres y 165 a las mujeres para ingresar en la Policía Nacional, la Guardia Civil y cuerpos autonómicos como la Ertzaintza o los Mossos d'Esquadra. En los últimos tiempos todos ellos han bajado en cinco centímetros esta exigencia, salvo la Policía canaria, que la mantiene en 170 para los hombres, y la Foral de Navarra, que no estipula una altura mínima. Las Policías Locales se guían por ordenanzas autonómicas, y varían este requisito entre las que ponen el listón en 170 para ellos y 165 para ellas -Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, La Rioja, Asturias, Aragón y Canarias- y las que lo bajan cinco centímetros para ambos -Galicia, Comunidad Valenciana, Navarra, Andalucía, Murcia, Baleares, Cantabria y País Vasco-, dejando en tierra de nadie a Extremadura, con 167 y 157 centímetros, respectivamente. Para ser vigilante de seguridad no hay que dar la talla, pero sí para ser escolta privado: se exigen 170 y 165 centímetros, respectivamente, a hombres y mujeres.

Para ser bombero, en cambio, conviene tener un cuerpo de calendario, pero no de unas medidas determinadas; la excepción está en Barcelona, que establece límites entre 160 y 195 centímetros. Mención aparte merece el personal de cabina de vuelos, donde cada compañía toma medidas por su cuenta y riesgo, habitualmente muy por encima de los 157 centímetros que Aviación Civil considera imprescindibles para realizar este trabajo. Así, Iberia exige una altura mínima de 174 centímetros para sus auxiliares masculinos y de 164 para los femeninos; Iberia Express eleva un centímetro la de las mujeres; en Air Europa es de 170 y 164; en Air Nostrum las azafatas no pueden medir menos de 165 centímetros ni más de 180; en Vueling, 165 es también la talla mínima...

«Las funciones de seguridad de los auxiliares de vuelo exigen unos requisitos mínimos, no solo de altura sino también de fuerza, para, por ejemplo, abrir una puerta en condiciones de evacuación», expone José Ferreiro, delegado en Iberia del Sindicato de Tripulantes Auxiliares de Vuelo de Líneas Aéreas, STAVLA. «Llama la atención que, siendo las exigencias iguales para hombres y mujeres, las aerolíneas establezcan distintos requisitos para unos y otras, aunque supongo que se pretende con ello evitar la discriminación femenina». En cualquier caso, cada compañía sigue sus propios patrones: KLM, por ejemplo, exige a sus azafatas más centímetros que Iberia, en sintonía con la mayor altura de la población holandesa. «Supongo que la razón es puramente estética. Este es un trabajo de cara al público y es importante dar cierta imagen», justifica Ferreiro.

Se acabaron los complejos ¿Es tan importante la altura, en realidad? Parece que sí. «En general, la gente más alta vive más y está más sana, incluso es más inteligente y accede a mejores trabajos», asegura Fernando Rodríguez Artalejo, profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid. Artalejo es coautor del primer 'mapamundi' de las tallas, un estudio que comparaba la altura de hombres y mujeres de todo el planeta en 2014 con la de sus bisabuelos en 1914. Una investigación que sirvió, entre otras muchas cosas, para que los españoles pudiéramos despojarnos de nuestro ancestral complejo de bajitos. España es, en efecto, uno de los países que más han crecido en el último siglo, y de modo muy especial desde los años setenta, «casi con la democracia»: un estirón de 14,3 centímetros en los hombres y de 12,3 en las mujeres nos sitúa como un país de talla elevada, tanto en el contexto mundial como en el europeo. «Si nos comparamos con holandeses o suecos todavía nos falta, pero, en general, ya no somos gente bajita para nada. No hay más que ver a nuestros jóvenes por la calle, claramente altos y además con excelente físico».

El experto cree razonable pensar que este aumento de talla se debe a la mejora de las condiciones de vida, y en especial de la alimentación. Prueba de ello es que los países que ya partían de una mejor situación, como Estados Unidos, son aquellos en los que menos han aumentado la talla -de hecho, españoles y estadounidenses estamos ya a la par-, pues habían alcanzado su potencial de crecimiento hace mucho tiempo. Los holandeses, que durante la Segunda Guerra Mundial pasaron hambre y privaciones, cuando se recuperaron crecieron tanto que se convirtieron en los más altos del mundo. ¿Y dónde está el techo? «Es difícil saberlo, como es difícil saber cuál es la edad máxima a la que podremos aspirar, pero todo apunta a que las condiciones de vida y nutrición son ya tan buenas que estamos acercándonos a esos topes», predice Artalejo.

La talla, en último término, es un buen indicador del desarrollo de un país. «Sociedades prósperas con elevado nivel de vida, buena alimentación, actividad física y una adecuada protección frente a infecciones bucales y de otros tipos alcanzan tallas altas», dice. Este especialista en Salud Pública admite que la estatura está también muy influenciada por la genética: «Se sabe que de padres bajitos, hijos bajitos, pero menos; y de padres muy altos, hijos altos, pero menos. Este es el famoso fenómeno de la regresión a la media. Probablemente, las distintas razas tienen diferentes potenciales genéticos de crecimiento; pero no se conocerán hasta que se alcancen en ellos unas condiciones óptimas de vida. Esto se ha visto en las últimas décadas en China, que era un país de personas bajtas y donde en los últimos tiempos han crecido enormemente».

Más alla de cuestiones estéticas, pues, la altura de la población es una evidencia más de que la especie humana atraviesa sus mejores momentos. «Cuando uno ve la televisión nos parece que todo es un desastre, pero, desde una perspectiva longitudinal en el tiempo, global, estamos mejorando mucho», asegura Rodríguez Artalejo. «Como también se ve en la salud, en la menor mortalidad infantil, la mayor esperanza de vida, las mejores condiciones higiénico-sanitarias, el nivel de alfabetización, el descenso en el número de muertos en conflictos bélicos...». Parece que, pese a todo, damos la talla.

22 de octubre de 2017

El sindicato ELA manifiesta su disposición a negociar un convenio de seguridad privada para País Vasco y Navarra


MADRID: Los vigilantes de seguridad de Barajas piden mediación por el incumplimiento del acuerdo de Prosegur

Los vigilantes de seguridad del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas pedirán mañana, lunes, una mediación para reclamar la ejecución del acuerdo firmado el pasado 22 de julio con la empresa de seguridad privada Prosegur y cuyo incumplimiento podría llevar a los trabajadores a convocar huelga para varios fines de semana en noviembre y diciembre.

En declaraciones del representante de UGT en el Comité de Empresa de los vigilantes de Prosegur en el aeropuerto madrileño, Ángel García, dijo que Prosegur no ha cumplido hasta el momento con varios puntos del acuerdo alcanzado el pasado verano por el que los trabajadores desconvocaron la huelga cuyo inicio habían previsto para el 23 de julio. Concretamente, García señala el incumplimiento de tres puntos del acuerdo relativos a formación, prevención y la creación de una comisión de trabajo para supervisar las "grandes presiones" a las que los mandos intermedios someten a los vigilantes.

Así, García indicó que recientemente han acudido a la justicia para pedir la ejecución del acuerdo firmado con Prosegur y que el juez dictó que la empresa debe cumplir con el acuerdo, aunque el proceso se encuentra en plazo de alegaciones. En este sentido, reconoce que en el acuerdo no se establecían plazos, pero reclama que la desconvocatoria de huelga implicaba una aplicación del mismo que no se ha producido en los tres meses transcurridos. Por ello, la intención de UGT es conseguir un acuerdo en los plazos para aplicar el acuerdo a través de la mediación o, de lo contrario, convocar los paros.

Sobre las presiones a las que los vigilantes son sometidos en el aeropuerto, García señaló que recientemente un trabajador se orinó encima en su puesto de control por no tener un relevo para poder ir al servicio. "Aena paga para que el acceso en los controles sea lo más rápido posible y que no haya quejas" añadió García sobre la presión de los trabajadores. Respecto a la posible convocatoria de huelga, afirmó que el deseo de los trabajadores es que la mediación funcione y no llegar a tener que convocarla y, en caso de hacerlo, que no se prolongue hasta Navidades.

Conflicto entre UGT y AVA Por otra parte, la Asociación de Vigilantes de Aeropuertos (AVA) en el Adolfo Suárez Madrid-Barajas, tiene previsto convocar en las próximas semanas una asamblea en la que llamará a los trabajadores de Prosegur a las urnas para decidir si convocan paros con el objetivo de reivindicar mejoras en sus condiciones laborales. Según declaró el presidente de AVA en Barajas, José Carlos Almazán, en caso de votar a favor de la huelga, las fechas que se barajan para su convocatoria serían las últimas semanas de diciembre y afectarían a los servicios de filtros que tiene asignados la empresa de seguridad privada Prosegur en este aeropuerto.

Esta convocatoria estaría fundamentada en el descontento de AVA con el acuerdo alcanzado por UGT con Prosegur en julio. Para AVA, que acusa a UGT y al Sindicato Autónomo de Trabajadores de Empresas de Seguridad (ATES) de ser "partidistas" y de tener "intereses" en Prosegur, dicho acuerdo fue "contraproducente e inocuo" y no consiguió "ninguna concesión" por parte de la empresa. Entre las reivindicaciones de AVA se encuentran la petición de ser considerado personal cualificado y especializado, un plus de actividad de 200 euros para todo el personal que presta servicio en el aeropuerto madrileño, el incremento de la plantilla, y distintas reclamaciones relativas a incrementos en la retribución por horas extra, horario nocturno o festivos.

Ante estas afirmaciones, el representante de UGT, Ángel García, declaró que el único integrante de AVA es el propio Almazán y que no tiene ninguna representación sindical. Además, añadió que las reclamaciones realizadas por AVA son "surrealistas" y "repetitivas". En cuanto a los términos del acuerdo firmado en julio, el documento determinaba, entre otros aspectos, la retribución en forma de 'plus' o complemento en función del cumplimiento de unos objetivos de calidad y eficiencia; el carácter voluntario de las horas extra; medidas de formación; la posibilidad de que los trabajadores decidieran no realizar turnos superiores a nueve horas; y garantizar el cumplimiento de los descansos legalmente establecidos.

Entrevista a Encarnación Ortíz, Presidenta del Consejo de Administración de la seguridad murciana Grupo Vigilant

La trayectoria de Encarnación Ortiz Asensio en el mundo de la seguridad comenzó cuando apenas tenía 23 años de edad.

«Quiero transmitir confianza a todas las mujeres para que den un paso adelante»

Hace casi dos décadas asumió el cargo de presidenta del Consejo de Administración de Grupo Vigilant, la empresa murciana más antigua, con la que ha obtenido galardones tan importantes como la ´cruz al mérito policial con distintivo blanco´ como presidenta de la Asociación de empresas de seguridad de la Región de Murcia. Es una de las cuatro ponentes que participan en la segunda edición de eWoman, que organiza LA OPINIÓN el próximo 26 de octubre con el objetivo es mostrar los casos de éxitos de las mujeres que han destacado profesionalmente en el entorno digital y tecnológico.

¿Cuáles son las funciones que desempeña al frente del Consejo de Administración dentro de Grupo Vigilant? Mis funciones son dirigir y coordinar el grupo de empresas que represento. Está formado por la empresa principal Vigilant S.A. (fundada en 1985), Academia Vigilant S.L. (donde impartimos formación en Seguridad Privada y Seguridad Pública) y Servilant S.L. (dedicada a servicios auxiliares en el sector de la seguridad privada).

¿De qué forma se ha ido adaptando con el tiempo a un entorno digital y tecnológico como el actual? Nos hemos ido adaptando proporcionando a todos nuestros clientes la posibilidad de tener soluciones de seguridad de acuerdo a las nuevas tecnologías. Hace unos años eran impensables conceptos como videovigilancia, y hoy en día es una realidad la combinación entre sistemas de seguridad y personal de seguridad. Nuestra especialidad es analizar las necesidades de nuestros clientes y adecuar una solución de seguridad personalizada.

¿Cómo valora los resultados conseguidos en esta nueva etapa marcada por los avances tecnológicos? Muy positivos. Los avances tecnológicos en seguridad han contribuido a dar más garantías a los ciudadanos contribuyendo las empresas a la seguridad ciudadana. Todos los días vemos en las noticias cómo las cámaras detectan movimientos que ayudan a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en sus investigaciones.

¿Considera que cada vez es más necesario que las empresas estén dirigidas por mujeres? ¿Por qué? Por supuesto, representamos el 50% de la población. Las empresas deben ser reflejo de la sociedad. Uno de los motivos por los que no llegamos a ocupar puestos de responsabilidad es porque las mujeres, en muchos casos, tenemos un trabajo en nuestras familias de cuidadoras, de niños, de enfermos, de abuelos... de la familia, en definitiva. No es una mala opción pero la realidad es que está muy mal considerada social y económicamente. Poder solucionarlo sería avanzar en igualdad y responsabilidad.

Como emprendedora, Encarnación Ortiz ha logrado dirigir con éxito un grupo de empresas de enorme prestigio. ¿Cuáles son las claves que le han permitido llevar a Vigilant a lo más alto? Lo más importante es contar con personas en la organización que estén dispuestas a caminar junto a ti, por eso quiero a agradecer a las trabajadoras y trabajadores de Grupo Vigilant su dedicación. El apoyo incondicional de mi familia y mi entorno familiar ha sido fundamental para llegar a donde estoy. La clave es superarse día a día, intentar dar lo mejor de sí misma, no aburrirse y disfrutar con lo que se hace, que no es poco.

¿Qué retos le ha supuesto y le supone ser la presidenta del Consejo de Administración de una compañía de estas características? El reto principal es conseguir que cada cliente que tenemos siga confiando en nosotros, algunos llevan más de 30 años. También tengo el reto de afianzar una delegación recién abierta en Granada. Y, por último, ampliar nuestra cartera de servicios, prestando no sólo todos los relacionados con la seguridad privada sino también con la protección contra incendios.

Usted será la protagonista de una de las ponencias en eWoman. ¿Qué legado le gustaría dejar en estas jornadas? Me gustaría transmitir ilusión a todas las mujeres que estén dispuestas a embarcarse dentro de un proyecto empresarial. Transmitir confianza para que den un paso adelante y se arriesguen. La satisfacción es inmensa.

¿Cómo contempla, en líneas generales, la revolución de las mujeres en Internet? Internet ha supuesto una revolución social importantísima pero las mujeres tampoco se han subido al carro con la misma fuerza que el hombre.

¿Ve factible el aumento de la presencia de mujeres directivas en el entorno digital? No solo factible, sino también necesario para avanzar en las diferencias entre los hombres y las mujeres.


La seguridad privada, fundamental para la protección del personal de los centros sanitarios


«Salgo con mucha tensión del trabajo»


Cuando se sienten desprotegidos llaman a los servicios de seguridad que dispone el hospital e incluso a la Policía Nacional, «a los dos minutos vienen», dice Pascual. De hecho, aseguran que los vigilantes de seguridad están pendientes de cualquier anomalía en Urgencias, «están aquí al lado y salen cuando ven si hay un poco de ruido».

La mampara acristalada con efecto espejo en la que se encuentran los administrativos del servicio de Urgencias del hospital Can Misses evita las miradas indiscretas y da sensación de protección pero no descarga la tensión acumulada por Pascual, administrativo de Urgencias, durante su jornada laboral. Pascual necesita darse un paseo antes de llegar a su casa para calmarse de los nervios que le ocasiona su trabajo. «Cuando salgo de aquí no me voy directamente a mi casa. Me doy un paseo antes porque hay días que te vas muy nervioso, con mucha tensión y muy mal», confiesa.

Pascual y María son dos de los administrativos del servicio que han vivido más de una experiencia desagradable en su trabajo a consecuencia de los insultos. El 15,5% de las agresiones notificadas hasta agosto de este año las han padecido los auxiliares administrativos y es en Urgencias donde se registran más casos. «Es el pan nuestro cada día. Ahora está más tranquilo porque han pasado los cierres de las discotecas», dice Pascual. En verano han de lidiar con situaciones que se le escapan de las manos debido a las intoxicaciones de drogas. «El paciente viene en la ambulancia pero los otros cuatro que le acompañan están peor. Ese es el problema que te ves a las cuatro o cinco de la madrugada, empiezan a gritar y tienes que mandarle callar», relata María.

Los tiempos de espera para ser atendidos ocasionan momentos de tensión. «Empiezan a impacientarse si esperan más de dos horas, pero no puedes derivarlo a un centro de salud aunque hay muchos casos que no son de hospital», comentan. En verano aumentan las horas de espera. «Al principio de verano se fueron varios médicos y eso es como la pescadilla que se muerde la cola, si no hay médicos la espera es más larga», comenta Pascual. En su opinión, las redes sociales dan una imagen muy negativa del hospital del personal. «Nos ponen a parir y la gente cuando llega lo primero que pregunta, antes de explicar para qué vienen, es cuánto tiempo va a tener que esperar», se lamenta.

Cuando el servicio de Urgencias se puso en marcha disponían de un mostrador «pero pedimos la mampara porque la gente se sentaba en el mostrador a tomarse el café», recuerda Pascual. Con la mampara, a la que denominan pecera o jaula, se sienten más protegidos pero no les aísla de las agresiones verbales que, mayoritariamente, aseguran vienen de los hombres. «A las mujeres les das una explicación de la espera y lo entienden, les informamos que no es por hora de llegada sino de prioridad y que no está en nuestras manos que sean atendidos», explica. El personal ha tenido que escuchar todo tipo de improperios. «Te dicen de todo, que si les pasa algo me van a matar», recuerda María. De hecho, confiesa que a veces cuando sale de trabajar «he tenido miedo y he salido por la parte trasera». Hay compañeras que incluso han necesitado atención psicológica y pidieron el traslado. «Tienes tu vida privada y a eso le añades una agresión verbal continúa. A una compañera le tiraron un ordenador, pero también podía haber sido una piedra».

Cuando se sienten desprotegidos llaman a los servicios de seguridad que dispone el hospital e incluso a la Policía Nacional, «a los dos minutos vienen», dice Pascual. De hecho, aseguran que los vigilantes de seguridad están pendientes de cualquier anomalía en Urgencias, «están aquí al lado y salen cuando ven si hay un poco de ruido». Pascual confiesa que después de recibir un insulto por parte de un familiar o un paciente han rectificado su comportamiento. «Algunos te piden disculpas después pero el mal trago ya lo has pasado», apostilla.